Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la epidemia de influenza, la llamada “gripe española”, fue obligatorio el uso del cubrebocas, 100 años después, pese a que en México ya casi llegamos a 40 mil muertes por Covid-19, la Secretaría de Salud federal no ha fijado una postura clara para fijar su uso generalizado, lamentó Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM.
Actualmente, en medio centenar de países ya es obligatorio su uso y todos ellos han tenido mejores resultados en comparación con los países en donde no se ha promovido enfáticamente su utilización, afirmó.
“La discusión sobre el uso (generalizado) del cubrebocas ya debería haber pasado; la discusión actual tendría que ser si además del cubrebocas debo usar careta, protección facial, porque a través de la conjuntiva ocular puede ingresar el virus”, explicó.
“La evidencia se sigue acumulando en favor de que usemos las dos. La OMS dice: ‘Las dos sirven, independientemente una de la otra'”.
Indicó que al principio de la pandemia no se tenían claros lo beneficios; sin embargo, la evidencia es cada vez más seria y contundente de que el uso de cubrebocas funciona para evitar contagios.
Detalló que el cubrebocas no sólo protege a quien lo porta, sino también a quienes están cerca.
“Las personas no saben si están infectadas o no, y tienen que proteger a los demás. La parte de solidaridad es la que no se ha sabido manejar adecuadamente. Usar el cubrebocas es una forma de querer a México, a los mexicanos, a mis vecinos o a mi familia”.
Para el experto, es crucial que el Gobierno se sensibilice y ponga el ejemplo del empleo generalizado del cubrebocas, y si es necesario debería impulsar el uso obligatorio.
“Creo que sería suficiente si tuviéramos un ejemplo hacia ese camino; sino debe hacerse obligatorio”.
Por otra parte, Octavio Gómez Dantés, investigador del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, consideró que ante la evidencia contundente de que el uso de cubrebocas evita la transmisión de la infección debe implementarse su uso de manera obligatoria.
Dijo que una simulación experimental demostró que si el 80 por ciento de la población usa cubrebocas se obtienen beneficios tan grandes como el de un confinamiento.
“No tenemos que regresar necesariamente a nuestros hogares si implementamos una política de uso obligatorio del cubrebocas”.
La evidencia es contundente y lo que se desprende debe ser una medida de política pública clara: se tiene que hacer obligatorio el uso de cubrebocas en los espacios públicos en todo el País.
Aseguró que es fundamental que las autoridades sanitarias federales pongan el ejemplo.
“El primero que tiene utilizar el cubrebocas es el Presidente (Andrés Manuel López Obrador).
“El subsecretario Hugo López-Gatell no ha tenido la valentía para aceptar que se equivocó (debería) aceptar que a lo mejor no había la evidencia que hay hoy y modificar su postura sobre el uso de cubrebocas”, señaló.