Mayolo López, Claudia Salazar y Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a los obstáculos, miles de ciudadanos de la Marea Rosa se abrieron paso e inundaron el Zócalo de la Ciudad de México, así como las plazas principales de diferentes ciudades del País.
La marcha de ayer fue de respaldo a Xóchitl Gálvez y también para exigir al INE frenar la intromisión del Gobierno federal y de AMLO en las elecciones.
Mientras en la Ciudad de México la Marea Rosa enfrentó y rebaso un campamento de la CNTE, en otras ciudades, como Monterrey, se aplicaron cierres viales en torno a la movilización, lo que no impidió la realización de los mítines.
La concentración, que sirvió para apoyar a la candidata de PAN, PRI y PRD para la Presidencia, se replicó en alrededor de cien ciudades, de acuerdo con las organizaciones convocantes.
A nombre del Frente Cívico Nacional, una de las agrupaciones de la Marea Rosa, Guadalupe Acosta exigió a la presidenta del INE, Guadalupe Taddei, frenar la elección de Estado, en lugar de amagar con fiscalizar esta concentración.
«Señora Taddei, la ley sí es la ley. La energía con que vigila usted a los ciudadanos muéstrela con el Presidente de la República, que viola sistemáticamente la Constitución. ¡Detenga esta elección de Estado! Esa es su obligación», arengó en el Zócalo.
En su discurso, Xóchitl Gálvez agradeció a la Marea Rosa por «defender la democracia».
«Ustedes son lo mejor que tiene México. Han resistido los ataques con fuerza y corazón, porque son valientes y saben lo que está en juego: no sólo nos jugamos la Presidencia, el Congreso y nueve Gubernaturas. Nos jugamos si los siguientes años serán de opresión o de libertad», clamó Xóchitl.