César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La caravana migrante pidió a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que gestione una mesa de diálogo con diversas autoridades federales para atender sus necesidades y poder disolver su movilización.
Una comitiva de extranjeros y los activistas Irineo Mujica y Luis García Villagrán sostuvieron un encuentro con la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra, tras el cual aseguraron que hay la voluntad para disolver la caravana, pero depende del Estado mexicano.
La reunión, que la CNDH confirmó que ya se encuentra gestionando, sería con la Cancillería, la Secretaría de Gobernación, el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), con la presencia de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
Al término del encuentro, Irineo Mujica explicó que lo que los migrantes buscan son visas permanentes para trabajar en México o visas humanitarias para continuar su camino a Estados Unidos.
La comitiva retornó al albergue El Peregrino, donde más de 400 extranjeros que integran la caravana que salió de Tapachula, Chiapas, aguardan entre actividades su salida hacia el norte del país.

¡Participa con tu opinión!