Staff
Agencia Reforma

Monterrey, México.-En las actividades de generación y comercialización de electricidad la CFE y los privados compiten, mientras que en las actividades de transmisión y distribución la empresa del Estado mantiene un monopolio legal que debe atender, señala el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Y es que mientras la demanda de energía eléctrica crece a un ritmo anual de 3.2 por ciento, en todo lo que va de la actual Administración la red para su transporte apenas ha aumentado 2 por ciento.

En el estudio «La Energía Que Queremos», el IMCO indica que en la última década el País transitó hacia un esquema de competencia entre la CFE y el sector privado en el área de generación de energía, lo que permitió una mayor incorporación de centrales renovables.

Refiere que a partir de la apertura del sector eléctrico, en el 2013/2014, la participación de las centrales privadas aumentó de 19 a 27 por ciento, pero ese porcentaje ya no crecerá por la suspensión de nuevos permisos de generación, lo que resta competitividad al País.

Así, apunta el IMCO, uno de los principales retos para el desarrollo del sector eléctrico mexicano es garantizar la expansión y modernización de la Red Nacional de Transmisión (RNT) y de las Redes Generales de Distribución (RGD).

«Es necesario ampliar las posibilidades de inversión, al incluir la privada, en generación eléctrica dado que hay beneficios más allá de expandir la capacidad instalada.

«Esto le permitiría a la CFE enfocarse en aumentar las cantidades de inversión en infraestructura de transmisión y distribución, que son los rubros que sólo ellos pueden operar y en los que la inversión es apremiante si se busca satisfacer la demanda futura de electricidad», urge el IMCO.

Expone que actualmente existen problemas de saturación o congestión, lo que ha incrementado los riesgos de falla o interrupción del servicio de energía eléctrica para la población.

Respecto a las RGD, sostiene que su operación tiene retos muy significativos por la antigüedad de la infraestructura, pues en las pérdidas técnicas y no técnicas, en relación a las pérdidas de energía, la mayor parte se presentan en las redes de distribución.

El IMCO indica que en el 2021 el 13.8 por ciento (33 mil 385 gigawatts hora) de la energía eléctrica disponible para su distribución se perdió en las RGD debido a factores técnicos (4.8 por ciento), como el calentamiento de los elementos de transmisión, y no técnicos (9.0 por ciento) por usos ilícitos y robos, principalmente.