Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Secretaría de Salud (Ssa) estableció que los espacios públicos cerrados deberán implementar filtros de supervisión en sus entradas.

También tendrán que aplicar gel antibacterial y un cuestionario de detección de síntomas, así como medir la temperatura a todas las personas que ingresen a estos inmuebles, con el fin de contener y prevenir el coronavirus.

Si en uno de estos filtros se detecta una persona con fiebre y síntomas respiratorios deberá ser remitida al servicio médico más cercano para su valoración.

La dependencia indicó que deberán acatar estas medidas los lugares de trabajo, como oficinas, locales comerciales y tiendas de autoservicio; los centros recreativos, auditorios, cines y teatros, y las estaciones o unidades de trasporte público.

Así como los albergues, refugios y los centros de reclusión.

El objetivo de estos filtros es garantizar que las personas que ingresen a los inmuebles no representen un riesgo potencial de contagio para el resto de la gente que convive en ellos, de acuerdo con el Lineamiento general para la mitigación y prevención de Covid-19 en espacios públicos cerrados, difundido por la Ssa.

Los filtros de supervisión deberán colocarse en todos los accesos de cada inmueble y contar con un módulo con agua, jabón o gel antibacterial, pañuelos desechables, bote de basura con tapa para los desechos, termómetro y una solución clorada para mantenerlos limpios y desinfectados.

Para evitar las conglomeraciones en los filtros, las personas deberán hacer una fila y guardar una distancia de dos brazos entre una y otra.

El personal designado para la aplicación del filtro deberá estar capacitado para esta función o ser médico o enfermera, utilizar bata no estéril y mascarilla quirúrgica.

Si se llega a la fase tres de la epidemia, en la que se podrían presentar miles de casos de coronavirus, el personal deberá utilizar de manera correcta respirador N95.

En los centros recreativos se reducirá al 50 por ciento el aforo y se suspenderán las actividades de venta directa de boletos y alimentos.

Los microbuses, autobuses, taxis, vagones del metro y otros medios de trasporte, así como las terminales de pasajeros, deben implementar acciones de limpieza y desinfección de las unidades.

Los autos se deben limpiar al inicio y final de la jornada con solución desinfectante, mientras que los vehículos colectivos, de más de 30 pasajeros y con trayectos de más de tres horas, deben ser desinfectados con regularidad a lo largo de la jornada.

Medidas para albergues y refugios

Además de instalar los filtros de supervisión, los refugios para niños y mujeres víctimas de violencia, los asilos de adultos mayores, los centros de reclusión y los albergues para migrantes deberán suspender las reuniones y actividades grupales.

Tendrán que realizar un censo de la población que se encuentra en el lugar, identificando a los grupos vulnerables y podrían reubicar a las personas usuarias en condiciones de riesgo, como los mayores de 60 años, las mujeres embarazadas, los enfermos crónicos o autoinmunes, para que convivan en los espacios de menor flujo de personas.

En las habitaciones se reducirá el número de residentes por dormitorio o se aumentará el espacio entre las camas.

También se deberá establecer una habitación exclusiva para aislar a quienes presenten síntomas hasta la confirmación del diagnóstico.

Además se deben establecer horarios alternados de comidas, de baños y de las actividades cotidianas para reducir el contacto entre personas.