Laura Carrillo y Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Casi todos los esquemas de outsourcing podrían ser declarados ilegales e incluso, bajo algunas condiciones, el uso del mismo se podría equiparar con delincuencia organizada.
Así lo señala una iniciativa de reforma a los artículos 15 A a 15 D de la Ley Federal del Trabajo, presentada por el senador Napoleón Gómez Urrutia.
La iniciativa pretende modificar la definición de subcontratación u outsourcing contenida en la actual Ley, ampliando las prohibiciones para el uso de esta práctica.
La subcontratación o el outsourcing solo podrá utilizarse cuando se requieran trabajadores especializados para un fin específico o cuando se trate de actividades que no forman parte de la operación esencial de la empresa.
Ejemplifica que tratándose de una distribuidora automotriz, si se contrata a los elementos de seguridad a través de una tercera empresa, se trataría de outsourcing legal. Pero si se contrata a vendedores de autos, mecánicos y otros cuya actividad “es natural” en este giro, se caería en el outsourcing ilícito.
También será ilícito cuando se traslade la totalidad de la nómina al outsourcing.
Las penas por faltar a la Ley pueden ir de 250 a 5000 unidades de medida, pero puede equipararse con delincuencia organizada si la conducta del contratista o empresa de outsourcing implica el uso de facturación falsa.