El equipo legal de Madonna ha pedido a un tribunal que desestime una demanda contra la artista por demoras en el inicio de sus conciertos en diciembre, específicamente en una presentación en el Barclays Center durante su gira ‘Celebration’.
Los demandantes, Michael Fellows y Jonathan Hadden, alegan que Madonna violó contratos y cometió publicidad engañosa al subir al escenario más de dos horas tarde. El equipo de Madonna argumenta que las quejas sobre problemas de transporte o compromisos al día siguiente no constituyen un daño legítimo. Billboard indica que el retraso se debió a un problema técnico durante la prueba de sonido.
A pesar de afirmaciones de éxito en Europa, The Guardian reportó incidencias similares en Londres. Madonna y Live Nation enfrentan la demanda con firmeza, basándose en normativas de Nueva York que los denunciantes citan sobre incumplimientos por retrasos. Mientras tanto, Madonna se prepara para un histórico concierto gratuito en Copacabana, Río de Janeiro, el 4 de mayo. (Staff/Agencia Reforma)