Ana Victoria Félix Llanas
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-En caso de que padres de familia decidan ya no continuar educando a sus hijos en algún colegio, estas instituciones deben devolver los pagos hechos por anticipado, señaló Aarón González, titular de Profeco en Nuevo León.

“Si un padre de familia quiere hacer un cambio de colegio, el colegio debe regresar las reinscripciones”, dijo. “Debemos ser muy conscientes en las instituciones educativas de la situación que se está pasando y tomarlo muy en consideración”.

Aunque ha circulado información de multas millonarias para instituciones particulares que no acaten este llamado a devolver pagos anticipados, González aclara que la apuesta es a la conciliación.

“Estamos pidiéndole a los consumidores y a los proveedores que concilien, y si en un determinado momento están batallando en la conciliación, estamos abiertos en Profeco para ayudarles en la conciliación”, señaló el funcionario.

El jueves, la Profeco publicó un comunicado en el que llama a conciliar pagos de colegiaturas e inscripciones de acuerdo al modelo educativo que se impartirá, tomando en cuenta la calidad, diversidad de servicios y uso de instalaciones.

“Profeco sugiere la conciliación entre padres de familia y las escuelas particulares, en función del modelo educativo que pretenda implementar cada escuela para el siguiente ciclo escolar.

“En caso de no llegar a algún acuerdo, los padres de familia pueden presentar ante la Profeco una queja, ya sea de manera individual o grupal”.

Un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación del 10 de marzo de 1992 establece que entre las obligaciones de los colegios está la devolución de pagos, bajo ciertas condiciones.

“Devolver, en su caso, los montos pagados por inscripciones o reinscripciones, íntegra o inmediatamente, cuando se le avise cuando menos dos meses antes del inicio de cursos, en los ciclos escolares de un año y de un mes en ciclos menores, que el estudiante no participará en el siguiente periodo escolar”, dice el acuerdo.

“Cuando dicho aviso se dé con anticipación menor a la señalada, los descuentos aplicables serán pactados con los padres, tutores o usuarios al momento de la inscripción”.

El titular de Profeco en Nuevo León dijo que sólo han recibido algunos casos de padres de familia que ya no pueden continuar pagando las colegiaturas.

Para exponer algún caso y buscar la conciliación, padres de familia e instituciones educativas pueden escribir a atencionquejasmonterrey@profeco.gob.mx o llamar al teléfono 818-3474-849.