Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno podría resolver en 30 minutos el aplazamiento de la entrada en vigor de la NOM-044 de Semarnat, que a partir del 2022 obligará a fabricar vehículos de carga y pasajeros que funcionan únicamente con Diesel de Ultra Bajo Azufre (DUBA), cuyo abasto no estará garantizado en todo el País, dijo la ANPACT.

“Es un tema de voluntad. Con una videollamada de 30 minutos se pudiera llegar a decidir qué es lo que se tiene que hacer en temas de abasto, alinear las normas y ya sólo implementar la solución”, dijo Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

La NOM-044 establece que a partir del 2022 solamente se podrán fabricar y vender camiones de carga y autobuses con tecnologías Euro 6 y EPA VII, que reducen emisiones contaminantes y solamente funcionan con DUBA, pero el abasto de este combustible no está garantizado en todo el territorio nacional.

En esa reunión tendría que estar Rocío Nahle, Secretaria de Energía; Jorge Arganis, Secretario de Comunicaciones y Transportes , Tatiana Clouthier, titular de la Secretaría de Economía; Octavio Romero, director de Pemex, y María Luisa Albores, titular de la Semarnat.

Elizalde sostuvo que la propuesta es simple: que la NOM-044 se ajuste a la NOM-016.

Desde diciembre de 2019, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) amplió por cinco años el plazo para que Petróleos Mexicanos (Pemex) cumpla con la Norma 016, la cual obliga a la empresa a abastecer de DUBA a todo el País.

Sin embargo, todavía no se modifica la NOM-044 y eso afectaría a la producción y venta de autotransporte de carga, alertó Elizalde.

Por ello, la solución es que se modifique la entrada en vigor de la NOM-044 y se permita mientras tanto seguir vendiendo unidades con las nuevas tecnologías, pero también con las existentes, que son Euro 5 y EPA VI.

Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), advirtió que no hay un “plan B” frente a esta situación.

“No hay otra alternativa. Sería cerrar los ojos a la realidad. Lo que apremiamos es que se concrete la toma de decisión y no tener que estar expuestos a la incertidumbre “, comentó en la misma conferencia de prensa.

Elizalde mencionó que urge reactivar el mercado interno, que sigue afectado por la crisis de la pandemia, y una forma de hacerlo es con la modificación de la fecha de entrada en vigor de la NOM-044.

Al respecto, informó que en marzo pasado se vendieron al mayoreo 346 autobuses foráneos y de pasajeros, una caída de 17.1 por ciento, en buena medida por la reducción del turismo.

Sin embargo, el mercado también se ve afectado por la incertidumbre existente sobre la norma mencionada.