Érika Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pidió a los Gobiernos federal, estatales y municipales suspender sus grandes obras públicas para destinar esos recursos a la pandemia.

El llamado de la la Iglesia Católica se da justo cuando políticos de oposición, empresarios, organizaciones civiles y académicos exigen al Presidente Andrés Manuel López Obrador posponer el Aeropuerto en Santa Lucía, el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y estadios de beisbol.

“Estamos experimentando la fragilidad de las instituciones y en particular del sistema sanitario y financiero. Nosotros mismos como Iglesia: obispos, presbíteros, diáconos, laicos y consagrados, experimentamos la debilidad de la condición humana, la amenaza del contagio, la pérdida de todas nuestras seguridades”, indicó la CEM.

“Invitamos a quienes tienen el poder de decidir sobre los grandes proyectos y obras nacionales a considerar la oportunidad de destinar esos recursos, durante los meses en que muchos mexicanos no tienen trabajo, para mitigar las carencias de alimentos en muchos hogares de nuestra nación mexicana”.

Los Obispos del País reconocieron que el personal médico está realizando lo que está en sus manos para salvar vidas, sin embargo, señalaron, no es suficiente y se requiere que los políticos actúen.

Otros sectores, apuntaron, también están dando lo que tienen, como garantizar alimentos, artículos de limpieza, transporte o seguridad en las calles, incluso la Iglesia mantiene acciones solidarias.

“Ante esta urgencia sanitaria, los Obispos de México sentimos la obligación moral delante de Dios y del pueblo que se nos ha confiado de levantar la voz en nombre de los que sufren los estragos de esta pandemia”, expresaron.

“Por lo que exhortamos y pedimos a todos los mexicanos, incluido el Gobierno federal, los Gobiernos estatales y municipales, a olvidarnos de intereses personales partidistas, ideológicos, políticos y religiosos para unirnos en la preservación de la vida de todo ser humano que se encuentre en el territorio de México”.

El Gobierno federal, estatal y municipal, junto con los empresarios, afirmaron, tienen la oportunidad de liderar, con todos los recursos humanos y materiales, esta nación tan plural que ahora requiere y exige unidad.

“También los Obispos y católicos mexicanos queremos participar y superar unidos este flagelo”, agregó la CEM.

“Exhortamos a todas las personas y a todas las instituciones sociales a unir fuerzas y sobreponernos juntos a esta grave crisis, ofreciendo especial cuidado a las personas más vulnerables al contagio”.