Mariana Montes González
Agencia Reforma

Monterrey, México.-De cara al inicio del nuevo ciclo escolar, el día de mañana, el Arzobispo Rogelio Cabrera dejó una tarea: que todos los actores de la educación asuman su responsabilidad.

«Deseo invitar a los alumnos, a los padres de familia y maestros a que se dispongan a asumir responsablemente las nuevas formas con las que se abre este ciclo. No olvidemos la importancia de seguir las instrucciones dadas por las autoridades de educación y de salud de nuestro Estado», expresó el prelado en su tradicional mensaje dominical, difundido en las redes sociales de la Arquidiócesis de Monterrey.

«Todo inicio puede ser complicado, especialmente con todo lo que estamos viviendo, pero pidamos a Dios que el esfuerzo que se está concretando rinda frutos, y que a lo largo del año escolar se vayan evaluando las acciones realizadas y se tenga constancia de los buenos resultados o de las situaciones que haya que mejorar».

Agregó que el diálogo cordial y el respeto a las decisiones de los padres de familia serán signos de maduración en la educación.

«Todos demostremos nuestra responsabilidad y madurez ante las situaciones que nos toca vivir, dando siempre ejemplo de solidaridad cristiana en nuestra sociedad», reiteró.
Felicita a los abuelos
Tras el Día del Adulto Mayor, que en México se celebra el 28 de agosto, el Arzobispo de Monterrey invitó a las familias a valorar a estas figuras fundamentales de la vida.

«No los abandonemos, no los dejemos en el olvido, dentro de una casa de reposo o en el último cuarto de la casa familiar. Estemos al pendiente de ellos como ellos lo han estado de nosotros. Agradezcámosles las raíces que nos han dado, así como las alas con las que nos han motivado a no quedarnos inmóviles en medio de un mundo en constante evolución», expresó.