Martha Martinez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Marko Cortés, presidente nacional del PAN, demandó a la nueva Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Isela Rodríguez, que no continúe con el “irrisorio” lema de “abrazos, no balazos” a la delincuencia.

Cortés consideró que deja mucho que desear el nombramiento de Rodríguez, por lo que Acción Nacional (PAN) estará vigilante de que ejecute una verdadera estrategia en favor de la paz y la tranquilidad, ya que estos temas son de los más delicados de la actual Administración.

El dirigente demandó a la nueva Secretaria su compromiso para corregir la fallida estrategia en materia de seguridad, ya que las y los mexicanos están hartos de la negligencia e indolencia de las autoridades.

“Estaremos atentos a que su labor sea de resultados, para que los mexicanos podamos vivir en paz y seguros, lo cual hasta el momento no ha podido garantizar el Gobierno federal, al tiempo que le pedimos todo el compromiso para corregir la fallida estrategia y ejecutar profesionalmente su trabajo, ya que los ciudadanos tenemos un enorme hartazgo de la negligencia, indolencia e indiferencia de las autoridades para enfrentar este tema con toda la responsabilidad necesaria”, expresó.

El panista advirtió que México necesita al frente de esa cartera a alguien realista y objetivo, y que evite falsos triunfalismos, como ocurrió con su antecesor.

“Necesitamos una titular que se conduzca con profesionalismo, con apego a la verdad y no caiga en mentiras, como lo hizo su antecesor Alfonso Durazo, quien habló ante el Congreso bajo protesta de decir verdad, pero no cumplió cuando informó sobre la liberación de Ovidio Guzmán”, expuso.

Demandó a Rodríguez que en materia de seguridad impere el mando civil, y que no vuelvan a ocurrir hechos tan lamentables como la liberación de Guzmán, que dañan la vida institucional del País y vulnera el Estado de Derecho y la credibilidad de los funcionarios públicos.

Cortés llamó a la funcionaria federal a no repetir la estrategia de seguridad que se ha seguido en los últimos sexenios, incluido el “absurdo e irrisorio lema de abrazos, no balazos a los delincuentes”.

El líder panista reiteró que la militarización del País, como ha ocurrido en la construcción de bancos, trenes o administración de puertos, aeropuertos, aduanas y hasta la dirección financiera del ISSSTE, no puede ser la manera de construir un México en paz, más seguro y más tranquilo, ya que esa sobreexposición de las Fuerzas Armadas podría provocar una peligrosa e irreversible perversión.