Jorge Ricardo
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- Dos días después de la muerte de 55 migrantes en Chiapas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador exigió a Estados Unidos respeto para los migrantes mexicanos y para el país.
«No queremos maltrato a los mexicanos que están en Estados Unidos, ni queremos que se le falte respeto a México», sostuvo en conferencia de prensa.
Desde esta ciudad fronteriza, que vive una crisis por el arribo de cientos de migrantes que buscan cruzar a Estados Unidos, Lopez Obrador destacó la labor de los mexicanos en ese país y advirtió que vigilará la votación de la iniciativa de Joe Biden de regularizar a 11 millones de connacionales.
«Nosotros no queremos inmiscuirnos en la política interna de Estados Unidos, haríamos mal, porque tenemos que ser respetuosos de la soberanía de los países, pero yo pienso que sí podemos desde México, respetuosamente, dar a conocer dos cosas: primero, que se respete a los mexicanos migrantes y a los migrantes en general, y segundo, que se respete a México», indicó.
En ese sentido, el Mandatario agradeció a los migrantes mexicanos que mandan miles de millones de dólares en remesas y reconoció que esos ingresos han ayudado a superar la crisis por el Covid-19, por lo que insistió en vigilar la propuesta del demócrata.
«Quiero agradecerles mucho, mucho, mucho, (a los paisanos) porque nos han ayudado, como nunca, enviando apoyos a sus familiares. Estamos saliendo de esta crisis tan tremenda por la pandemia, la crisis económica, entre otras cosas, porque nuestros paisanos ayudaron».
«Por eso, en la Casa Blanca, le dije al Presidente Biden, y no en secreto, esperé que entraran los medios, de que lo apoyábamos con su iniciativa para regularizar a 11 millones de inmigrantes que viven y trabajan honradamente en Estados Unidos, y que vamos a estar pendientes de este proceso de aprobación de la iniciativa para la regularización de nuestros paisanos para ver cómo vota un partido y otro, cómo van a votar los demócratas, cómo van a votar los republicanos, para hacer un señalamiento respetuoso en su momento», afirmó.
López Obrador también se comprometió a revisar la situación del campamento «El Chaparral», que se encuentra en Tijuana, donde viven más de medio millar de mexicanos desplazados por la violencia y cientos de migrantes en espera de cruzar a Estados Unidos.
«Yo no (iré a visitarlo), pero sí van a llegar servidores públicos», señaló.
Apenas el viernes, y un día después de la tragedia donde murieron 55 migrantes al volcarse un tráiler, el Presidente acusó que existe lentitud en Estados Unidos para resolver el problema migratorio como él lo ha propuesto.
«El problema migratorio no se resuelve con medidas coercitivas, sino que tienen que darse oportunidades de trabajo, de bienestar a los migrantes, porque la gente no sale de sus pueblos por gusto, lo hace por necesidad», señaló ese día.

¡Participa con tu opinión!