Antonio Baranda 
Agencia Reforma

CDMX.- A poco más dos semanas del desplome de una trabe en un tramo elevado de la Línea 12 que dejó 26 personas fallecidas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió perdón a las víctimas, pues dijo que su convicción es que nadie sufra y pierda la vida.

“Yo les pido perdón todo los días y lamento mucho estás desgracias, no como autoridad, como persona, deseo que nadie sufra, es mi convicción, que nadie pierda la vida. Lo más sublime, lo más importante de todo es la vida y sea quien sea, quien pierda la vida en las circunstancias que sean, merece respeto y sus familiares merecen todo el afecto, el cariño, todo nuestro humanismo.

“Lo puedo resumir en una frase: ‘nada humano me es ajeno’. Entonces, desde luego que sí, ofrecer disculpas, ofrecer perdón, no somos superiores, somos iguales, somos seres humanos”, comentó en conferencia matutina.