Jorge Ricardo y Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A punto de iniciar las consultas por posibles violaciones de México al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el Presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que se debe procurar no pelear con el vecino del norte.
«Procurar siempre mantener relaciones de cooperación, respeto a nuestras soberanías y de amistad entre los pueblos de Estados Unidos y México, y, desde luego, procurar resolver de manera pacífica y mediante el diálogo todas las diferencias, no pelearnos con el Gobierno de Estados Unidos», instruyó el Ejecutivo.
López Obrador, quien ayer firmó en Monterrey un plan para surtir de agua a esa ciudad, había visitado por la mañana la Casa Blanca, en la Cuarta Región Militar, un lugar donde en 1943 los entonces presidentes de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, y de México, Manuel Ávila Camacho, firmaron el Programa Brasero para que mexicanos fueran a trabajar al norte de manera legal.
El Presidente afirmó que la mayor lección de esa Casa es que se debe procurar la buena relación con Estados Unidos, un país que llamó a revisar la posible violación del T-MEC por parte de México para beneficiar a Pemex y a la CFE con la producción de energías ‘sucias’.
«Yo le he expresado al Presidente (Joe) Biden que ya no aplica aquella frase atribuida a Porfirio Díaz, según la cual ‘pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’. Le he dicho al Presidente Biden que ahora podemos decir: ‘Bendito México tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos’, y eso tiene que ver con el desarrollo de esta región», añadió.
La Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, informó a inicios de agosto que las primeras pláticas para la revisión en torno a la posible violación del T-MEC, que también solicitó Canadá, se realizarían entre el 14 y el 19 de agosto.
Analistas han advertido sobre lo costoso que resultaría para México envolverse en su discurso nacionalista e incumplir las reglas del T-MEC.
«En última instancia, es probable que AMLO se doblegue, ya que simplemente hay demasiado en juego, pero lo preocupante es cuán lejos ya lo ha llevado y cuánto más parece estar dispuesto a llegar», aseguró esta semana la empresa financiera JP Morgan.

Descarta Oposición ruptura
La senadora Claudia Ruiz Massieu, presidenta de la Comisión de Seguimiento del T-MEC, afirmó que no ve cómo México pudiera salirse de ese instrumento comercial.
En entrevista, la ex lideresa tricolor estimó que los paneles de consulta a los que llamaron Estados Unidos y Canadá –por las quejas derivadas en el rubro energético– no dan como para pensar en una ruptura del tratado comercial.
«La verdad es que los paneles y los mecanismos de consulta son parte de los recursos institucionales que tiene el propio tratado para dirimir cualquier controversia entre las partes», explicó.
«México y Canadá, por ejemplo, iniciamos uno que tiene que ver con el contenido regional de los vehículos y ahora Estados Unidos y Canadá plantean otro por el tema energético. Entonces, es parte de la normalidad del tratado que haya estas fases, que haya puntos de vista distintos con mecanismos para poderlos resolver sin que ello implique que se quedara sin vigencia el tratado», explicó.
Ruiz Massieu dijo que no veía «ningún ánimo de ninguna de las tres partes de concluir el tratado porque sus beneficios son claros y tangibles. No veo ni anticipo que el Gobierno de México pudiese renunciar al tratado. Aunque cualquier socio puede hacerlo, yo no advierto que haya ese riesgo.
«Más bien, hay un diferendo que se busca resolver con los mecanismos institucionales del tratado; primero la fase de consultas y si ahí no se logra un acuerdo, pues pasar al panel», agregó.
«El que haya mecanismos en el seno del T-MEC», puntualizó, «genera certidumbre respecto de lo que pueda pasar. No veo por qué habría que salirse del tratado».