Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Alianza Federalista celebró ayer que el Gobierno federal haya determinado los incentivos fiscales para las fronteras; sin embargo, demandó que se extiendan a otras regiones.
El titular del Ejecutivo federal decretó extender los beneficios fiscales para la frontera norte hasta 2024 y comenzará a aplicarlos en la frontera sur a partir del 2021.
“En la Alianza Federalista celebramos que el Presidente Andrés Manuel López Obrador haya firmado cuatro decretos que beneficiarán a las franjas fronterizas del País reconociendo las particularidades de cada región”, externó la Alianza en un comunicado.
“Por lo tanto, exhortamos a que continúe y haga extensible, en la medida de lo posible, incentivos acordes a las circunstancias del resto de las entidades federativas o regiones”.
Integrantes de la Alianza consideraron acertada la ampliación de la vigencia al decreto publicado el 31 de diciembre de 2018 en el Diario Oficial de la Federación, en donde se otorgan estímulos fiscales a los municipios fronterizos de la franja norte.
Entre ellos, destacan la reducción al Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 8 por ciento; la reducción al Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 30 al 20 por ciento, y estímulos al IEPS para gasolina.
También reconocieron el decreto de estímulos fiscales en la frontera sur de características similares al de la frontera norte (IVA y ISR) y un estímulo del IEPS a gasolinas, así como un decreto que establece los beneficios arancelarios en la zona libre de Chetumal.
Sin embargo, llamaron a extender los incentivos fiscales para otras regiones del territorio mexicano porque contribuyen al crecimiento económico del País.
“Reconocemos que es urgente y necesario impulsar la competitividad económica y el desarrollo de las regiones y de sus habitantes. También somos conscientes del dinamismo que estas regiones tienen al convivir con estados fronterizos, tanto de Estados Unidos como de Guatemala”, expusieron.
“Sin embargo, creemos importante señalar que falta por acercar estímulos diferenciados a otras regiones productivas de nuestro País, ya que los beneficios podrían extenderse a entidades que, sin ubicarse en zonas fronterizas, contribuyen dentro de una economía integrada al crecimiento económico del País y al desarrollo y bienestar de todos los mexicanos”.