Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que en la reforma al Poder Judicial que enviará al Congreso antes de concluir su Administración contempla la creación de un tribunal que revisará la actuación de los jueces.
Tras advertir que el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) es una institución «pasmada», incapaz de sancionar la mala conducta de los juzgadores, el Mandatario adelantó más detalles del proyecto que pretende presentar ante la nueva Legislatura, en septiembre de 2024.
«No sólo es la elección del juez, magistrado o Ministro, la reforma que voy a enviar va a incluir también que exista un Tribunal al interior del Poder Judicial que esté pendiente».
– ¿Como el Consejo de la Judicatura?, se le preguntó.
– «Sí, pero no la Judicatura actual, que está, con todo respeto, pasmada, congelada, esto que estamos planteando, no le corresponde a la Judicatura a revisarlo. ¿Conocen ustedes de algún juez que esté siendo procesado o en la cárcel? Son finísimas personas todos. ¿Es el castillo de la pureza el Poder Judicial?», cuestionó.
En conferencia, López Obrador también explicó que la reforma contemplará la posibilidad de que los jueces, magistrados y Ministros puedan reelegirse en el cargo, lo que, desde su punto de vista, los obligará a mantener una actuación ejemplar.
Así respondió a las declaraciones de la ministra Loretta Ortiz, quien advirtió que llevar a los juzgadores a las urnas podría orillar a los jueces a emitir resoluciones en función de su popularidad.
«Pues eso también aplicaría en positivo, porque así el juez, si se permite un periodo de reelección o para mantenerse en el cargo. Porque se aplicaría también lo de la revocación del mandato», señaló.
«Si se pone ese ejemplo, pues la gente va a estar pendiente y va a decir: ‘No, este sí actúa con apego a la a la legalidad, este no’, y la gente va a estar más pendiente. Ah, ¿quiere reelegirse o ascender de juez a ministro? No, primo hermano, por ti no voto».
El Jefe del Ejecutivo fue cuestionado sobre el planteamiento del Ministro Alberto Pérez Dayán, en el sentido de que los senadores que han incumplido con el nombramiento de los comisionados del INAI, deberían ser destituidos.
«El Poder Judicial, que está prácticamente secuestrado, tomado por la oligarquía de México, se quiere convertir en el poder de los poderes, pues está un poco exagerado, están levitando, porque eso ni es constitucional, es antidemocrático, ni lo va a permitir el pueblo», dijo.
«Al final de cuentas (los jueces) son instrumentos al servicio de grupos de intereses, están ahí para obedecer órdenes y recibir consigna, jueces, magistrados, Ministros. Es muy lamentable lo que está sucediendo».