Aquel aforismo que cuando hay para carne es vigilia les viene como anillo al dedo a los comerciantes de la zona centro de la ciudad de Aguascalientes, que a raíz de que primero reubicaron la Feria Nacional de San Marcos en torno a la Plaza de Toros Monumental y ahora en la Isla San Marcos los despojaron de una de las mejores temporadas de venta en el año.

Está claro que no pretenden que regrese la época en que todo se hacía de la plaza de armas hacia el Jardín de San Marcos, pero sí que parte de los actos artísticos y culturales más importantes tengan lugar en la franja histórica para que exista un equilibrio.

Aunque en la temporada de feria se presentan algunos eventos en la calle Venustiano Carranza no han sido lo suficientemente atractivos por lo que hay pocos concurrentes, lo contrario sería si se hace la presentación diaria en la Exedra de artistas de primer nivel, que permitiría la intensificación del comercio y el sector gastronómico.

Podrá parecen algo fuera de orden, pero desde que trasladaron la Feria hacia el área de Expoplaza hubo una disminución en el número de visitantes al templo de San Marcos y menos ahora que se encuentra a varios kilómetros. Hay personas, incluso de Aguascalientes, que acuden varias veces en las tres semanas de festejos a la Isla San Marcos y tienen años de no encontrarse con al santo patrono, y de los turistas no hablar, que pueden presumir las veces que acudieron a los gallos, los toros y a la jugada, pero desconocen en dónde se encuentra el origen de la Feria.

Comerciantes de la zona centro tienen años de solicitar que se les tome en cuentas sin que exista una respuesta de los directivos del Patronato de la Feria, que siguen analizando la conveniencia de regresar partes de los festejos a su punto de comienzo, porque para ellos lo importante son las ganancias que obtienen con la renta de pedazos de pavimento, sin embargo también pueden lograr ingresos si lo hacen en donde empezó todo.

Es lamentable que en plena Feria la plaza de armas permanezca sin vigor, inutilizada, falta de alegría, aún cuando siempre esté limpia, lo que podría cambiar si hubiera un convenio entre el Patronato y el Ayuntamiento, para que éste se encargue de organizar una serie de eventos, que sin hacerle “sombra” a los centrales de la Isla San Marcos sí sean lo suficientemente llamativos para convocar a una cantidad importante de asistentes.

Hacerlo sería un apoyo fundamental para comerciantes y restauranteros que se vería reflejado en la registradora, que es, al fin y al cabo, el objetivo de todo negocio, tener una ganancia lícita y un extra cuando viene este periodo. Hay que tener presente que cuando hay lluvia a todos moja, por lo que es justo que se tome en cuenta la petición que hacen para que en 2020 se tenga un ajuste en la programación general para que el beneficio se amplíe. Es el tiempo justo para organizar la próxima verbena, en la que ojalá se tenga en cuenta esta pretensión.

MISIÓN COMPLEJA

Cuenta la leyenda que en tiempos de la Revolución Mexicana había un número importante de comerciantes chinos, que se habían vuelto diestros en responder “di tú plimelo”, cuando los soldados preguntaban con cuál bando estaban. Que si eran carrancistas, ellos eran carrancistas; si eran villistas, también eran villistas, o aceptaban ser obregoncistas, zapatistas o federales.

En el fondo buscaban salvar la vida esforzándose en atender a todos con esmero, por lo que muchos de ellos llegaron a una edad longeva gracias a esa astucia de no meterse en camisa de once varas, y menos con esos hombres que no lo pensaban dos veces para asesinar a quien no era afín.

Con la distancia guardada, algo similar sucede con ambulantes y tianguistas, que ante el cambio de partido político en la presidencia municipal saben acoplarse con el que está en el poder. Atrás eran priistas y luego se volvieron panistas, que son los dos organismos que han predominado en el mando, lo que no es criticable ya que ellos, al igual que los chinos, buscan sobrevivir a los vaivenes partidistas y siguen por donde van los vientos.

Por lo anterior se antoja difícil que la dirección de mercados logre tener un control absoluto sobre el trabajo que desempeñan esas personas. Cuantas veces ha pretendido la reubicación se encuentran con un rechazo absoluto, ya que el lugar donde se busca enviarlos está lejos del área comercial y por otra parte alegan un derecho de antigüedad sobre el espacio que ocupan, lo que dificulta llevar a cabo una distribución adecuada.

Los funcionarios saben que representan un granero político, por lo que obligarlos sería echarse encima a un grupo que sabe influir en el ánimo de los compradores. De la misma manera que anteriormente apoyaban al priismo hoy lo hacen con los blanquiazules, ya que su necesidad primaria es llevarla bien con quien está en el gobierno, sea para permisos, revalidaciones o para recomendar a otro, por lo que tiene que conservarse la buena química con quien está al otro lado del mostrador.

El total de vendedores son 9,000, de ellos 1,400 se ubican en mercados municipales y los otros 7,600 son tianguistas y ambulantes; entre 2017 y lo que va de 2019 suman 1,000 solicitudes de ambulantes y de ellos 300 concluyeron el trámite, además 1,500 recibieron apercibimientos y sanciones económicas.

El propósito de la reelecta administración municipal es darle un mayor orden a los 72 tianguis, principalmente que respeten los espacios que les fijan y evitar que ocupen otros que, pese a estar asignados no acuden los interesados. Se insiste que no hay nuevos permisos en la zona centro, por lo que quienes presentan una solicitud podría autorizarse fuera de la misma, siempre que no sea afuera de instituciones públicas, recintos religiosos y que no afecten a terceras personas.

En tiempo de campaña el o la aspirante a encabezar la alcaldía promete reasentar los comerciantes que invaden banquetas y parte del arroyo vehicular, como sucede en la tercera cuadra de la calle Juárez, o que imposibilitan el tránsito de peatones en la primera de Juárez, en la segunda de Allende entre Juárez y 5 de Mayo, en torno al Mercado Terán, sobre cuadras de las calles de Rivero y Gutiérrez, 5 de Mayo y Valentín Gómez Farías y en las dos primeras de Moctezuma.

Ninguna administración ha podido hacerlo y su principal impedimento es el político, ya que si lo hacen a rajatabla saben que se encontrarán con la resistencia de los comerciantes, que inclusive en una ocasión amenazaron con recurrir al amparo federal alegando el tiempo que llevan en ese lugar, situación que de llegarse a dar sería desgastante para la autoridad ya que puede no lograr su intención y quedarían en ridículo ante la sociedad, por lo que prefieren dejar que pase el periodo de gestión y que venga otro a lidiar con este asunto.

Mientras tanto el centro citadino es una venta callejera que, acéptese o no, afecta la imagen de la ciudad, que es a lo que se enfrentan los visitantes cuando caminan entre gritos, olores, trapos en cualquier lugar, sillas, recipientes con agua y  todo lo que necesitan para sus quehaceres diarios.

AGUAS RESIDUALES

El Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA) tiene en marcha un proyecto de investigación en coordinación con empresas de autopartes, que permita retirar de las descargas residuales los contaminantes del agua y que los componentes, incluso, puedan tener otro uso sin perjudicar el medio ambiente. Se hacen tareas de análisis en el laboratorio de ingeniería química. El director de la institución, Jesús Mario Flores Verduzco, subrayó que gracias al trabajo de investigación que tiene lugar hay un respaldo absoluto de las empresas involucradas, que han pedido que certifique sus laboratorios para que puedan ampliar los servicios a más firmas. Enhorabuena a la institución de educación superior más antigua del estado.