Juan Carlos García 
Agencia Reforma

CDMX.- Sin tener claro el rumbo que tomará el Cirque du Soleil en todo el mundo, los empleados del show Joyà, afincado en la Riviera Maya, ya están alistándose para retornar a dar funciones a partir de este viernes.

Jerónimo García Cabral, atleta mexicano que participa en este espectáculo con sede en el resort Vidanta, afirmó que la misión de sus empleados es dar shows y estar preparados para todo tipo de situaciones.

“Abrimos a partir de este fin de semana, estaremos dando funciones viernes y sábado y con las medidas sanitarias en su máximo nivel. Creo que vamos a una ‘nueva normalidad’.

“Estamos a la expectativa de qué sucede, pero sé que sólo habrá un 30 por ciento de la cantidad de espectadores”, comentó García Cabral en enlace telefónico.

Después de tres meses de no dar shows por el brote del Covid-19 en el País, los empleados del montaje, producido por Cirque su Soleil, retornaron a entrenamientos el pasado lunes.

Esta semana, la compañía fundada en Canadá por Guy Laliberté, se declaró en bancarrota, solicitando protección a sus acreedores. Por la pandemia, la empresa tuvo que despedir a más de 4 mil empleados.

El meridense, quien ha trabajado por más de 15 años con el Circo del Sol, en Joyà (Cancún), y en Zumanity (Las Vegas), lamentó la situación que están viviendo.

“Todos nos estamos desoxidando porque no hicimos el show por un tiempo. Yo me mantuve en forma porque continué con mis proyectos en redes sociales, y sí, es una pena lo que está sucediendo.

“Siento que esto es un esfuerzo de Vidanta para mantener a flote el espectáculo, que es de gran calidad, y también creo que lo ven como una manera de mandar señales de que sí se se puede continuar”.

García Cabral, quien es sobrino de la actriz Ofelia Medina, trabaja en el montaje musical como acróbata con cintas y tiene un número en patines con su esposa Jessica.

Durante el confinamiento, Jerónimo se dedicó a dar entrenamiento en sus redes sociales y uno de los que más éxito tuvo fue el de ejercicios para personas de la tercera edad.

“Empecé por mi mamá, estaba encerrada y luego invitó a la vecina y se sumó mucha gente. Les puse actividades para mejorar su movilidad, resistencia, fuerza y flexibilidad.

“Es importante motivar a los viejitos de casa y a todos los niños”.