Pese a que se reformó el Código Penal para castigar con mayor severidad la usurpación de profesiones, sigue la mala práctica médica, por lo que hay que evitar que charlatanes sorprendan a la población y pongan en riesgo su salud y su vida, dejando serias secuelas al paciente.

Estela Cortés Meléndez, ex diputada, autora de tal reforma, reiteró que los médicos estéticos no son cirujanos plásticos. Precisó que ahora, el Artículo 163 del Código Penal, establece que cuando el imputado cometa Usurpación de Profesiones realizando actos propios de la profesión médica, se le aplicarán de tres a siete años de prisión, una multa de 100 a 500 UMAs, y el pago total de la reparación de los daños y perjuicios ocasionados.

También comete Usurpación de Profesiones el médico que practique un procedimiento médico quirúrgico de especialidad, y no cuente con los requisitos establecidos en la Ley General de Salud; a quien cometa esta conducta les serán aplicables, además de las sanciones citadas, de uno a tres años de inhabilitación para ejercer la profesión médica.

“Lamentablemente siguen proliferado los charlatanes. La cirugía plástica, estética y reconstructiva relacionada con cambiar o corregir el contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara y del cuerpo, deberá efectuarse en establecimientos o unidades médicas con licencia sanitaria vigente, atendidos por profesionales de la salud especializados en dicha materia”.

Añadió que hay que frenar la usurpación de profesiones, como evitar el que los médicos estéticos ya no realicen procedimientos para los que no están capacitados, y así no invadan el campo de los cirujanos plásticos.

Sobre la reciente visita del presidente de la Federación de Colegios de Medicina y Cirugía Estética, Marco Antonio Conde Pérez, censuró el que se promocionen los esteticistas como aptos para realizar procedimientos propios de la cirugía estética y reconstructiva.

Incluso vino a ofrecer becas para la maestría del ramo en la Universidad del Conde, que es de su propiedad, con sede en la ciudad de Veracruz, cuando los egresados de esa maestría sólo pueden realizar labores de docencia e investigación, sin meterse con el bisturí, de acuerdo a la Ley General de Salud.

Consideró que las autoridades sanitarias deben estar alertas, para que los médicos que realicen la maestría en cirugía o medicina estética, se limiten a su campo, y no usurpen el campo de acción de los cirujanos plásticos; se tienen casos documentados de que médicos con tal maestría, han dejado secuelas irreparables en pacientes.

“De acuerdo a las declaraciones de Conde Pérez, en la actualidad en todo el país existen alrededor de 1,500 médicos estéticos, de los cuales 24 son de Aguascalientes, por lo que el ISSEA debe vigilar que no realicen intervenciones quirúrgicas para las cuales no están capacitados”, acotó Cortés Meléndez.