Silvia Garduño y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  23-Feb .- La visita de los Secretarios Rex Tillerson y John Kelly al País no logró destrabar los diferendos entre los Gobiernos de México y Estados Unidos.
Tras reunirse con ambos funcionarios en la Cancillería, los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, hicieron patente su rechazo a las órdenes ejecutivas de Trump y advirtieron que México no aceptará decisiones unilaterales.
“Las diferencias entre México y Estados Unidos subsisten y habremos de trabajar para llegar a acuerdos que sean en el interés de México y los mexicanos, como habrá de hacerlo el Gobierno de EU en el interés de su país”, dijo Videgaray, en conferencia.
Osorio se pronunció en contra del aumento de las deportaciones de mexicanos, así como de ciudadanos de otros países a territorio nacional.
Al respecto, el General Kelly aclaró que las deportaciones se realizarían conforme a derecho y no de forma masiva. Sin embargo, no hizo referencia a las deportaciones de migrantes de otras nacionalidades a México.
El Secretario de Estado, Rex Tillerson, admitió que existen diferencias.
“De manera respetuosa y paciente, levantamos nuestras respectivas preocupaciones”, expresó.