Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El IMSS reportó que pediatras, nutriólogos, endocrinólogos, neurólogos y cardiólogos buscan corregir el desarrollo de un bebé de Colima que pesa 28 kilogramos a sus 10 meses de edad, aunque cuando nació tenía peso y talla normales.
Con un diagnóstico inicial de obesidad mórbida, el bebé tiene dificultades para respirar al dormir y al moverse y ya fue referido al servicio de cirugía general por el hallazgo de una hernia umbilical.