Mientras en la ciudad el regreso a clases se ha logrado de manera escalonada y voluntaria en varias escuelas, ha habido planteles en donde por acuerdo de padres de familia y maestros, se ha decidido volver a las aulas hasta el próximo ciclo escolar, toda vez que las condiciones en algunas instalaciones no son las adecuadas para garantizar menos riesgos de contagios por COVID-19.
Así lo dio a conocer el diputado presidente de la Comisión de Educación, Mario Armando Valdez Herrera, quien reconoció que si bien las autoridades educativas están haciendo recorridos de supervisión por varias escuelas, y constatan que están debidamente equipadas y se sigue el protocolo sanitario, pareciera que sólo es “para la foto”, porque lo ideal es que acudan a aquellas que no tienen todo lo indispensable, como pudieran ser algunas en comunidades de otros municipios del estado.
Uno de los principales problemas a los que se enfrentan en este regreso a clases es a la falta de agua, no sólo en esta capital, sino en otros municipios, por lo que también es un tema que deberá ser resuelto de inmediato, pues hubo el compromiso que de no haber el vital líquido directo, se dotaría de cisternas con tal de que las escuelas pudieran contar con el elemento indispensable para la higiene.
Comentó que desde antes del inicio de las clases en aula el pasado 7 de junio, varios maestros, principalmente de comunidades, han dejado de manifiesto que en sus escuelas se carece de agua potable, ejemplo de esto son reportes que se han hecho llegar del municipio de Asientos, “por poner un ejemplo, pero si buscamos en cada municipio, las comunidades retiradas van por el mismo problema”.
Por fortuna, no se ha sabido de más contagios o casos sospechosos de COVID-19, además de los reportados la semana pasada en la secundaria técnica 5 o una de preescolar.
Lo que se debe reconocer, indicó el diputado Valdez Herrera, es que los maestros han mostrado su compromiso con la educación, pues la gran mayoría ha regresado a las aulas, pero se tendrá que insistir en la dotación de los insumos necesarios para los cuidados sanitarios para que no se corran los riesgos que ya se tenían considerados desde antes.