La presidenta de la Comisión de la Familia en el Congreso, Nancy Macías, expresó preocupación por la falta de aplicación efectiva de la Ley de Violencia Vicaria en Aguascalientes y subrayó la necesidad de que las autoridades locales, especialmente la Fiscalía, reciban capacitación para diferenciar entre la violencia familiar y la vicaria.
Macías señaló que, a pesar de la aprobación de la ley en la materia, las denuncias siguen clasificándose como violencia familiar. «La violencia vicaria es distinta», afirmó, y solicitó al fiscal que los ministerios públicos reciban capacitación para manejar adecuadamente estas denuncias.
A nivel local, cerca de 100 madres se han acercado al colectivo, mientras que a nivel nacional se han registrado al menos 5,000 mujeres afectadas. La diputada destacó las graves secuelas psicológicas que sufren los menores atrapados en estos conflictos, incluyendo abandono, falta de atención médica y educativa, y en algunos casos, carencia de alimentos.
En el ámbito nacional, Macías mencionó un trágico incidente reciente en Tabasco, donde un menor perdió la vida, subrayando que la sociedad parece retroceder en lugar de avanzar en la protección de los menores. «Los infantes cada vez más son utilizados por adultos como instrumentos de dolor para hacer daño a sus madres», lamentó.
Macías hizo un llamado a las autoridades para que tomen medidas urgentes y efectivas en la aplicación de la ley de violencia vicaria, con el objetivo de proteger a los menores y visibilizar esta forma de violencia cada vez más común y devastadora.
Finalmente, Macías enfatizó que la violencia vicaria, en la mayoría de los casos, es perpetrada por los padres.