CIUDAD DE MÉXICO. – La película Barbie, dirigida por Greta Gerwig, no sólo arrasó en la taquilla en 2023, sino que también marcó un hito al convertirse en la película dirigida por una mujer con mayores ingresos.
Pero ese éxito se ve opacado por las cifras de una industria cinematográfica que, según un estudio reciente del Centro para el Estudio de la Mujer en la Televisión y el Cine de la Universidad Estatal de San Diego, sigue dejando atrás a las mujeres.
Con todo y los filmes de Gerwig, Emerald Fennell (Saltburn), Celine Song (Past Lives) y Sofia Coppola (Priscilla), el estudio destaca que las mujeres ocuparon sólo el 16% de los puestos de dirección en las 250 películas de mayores ingresos, una disminución del 18% con respecto a 2022.
Y aunque hubo mejoras ligeras en las 100 películas principales, donde las directoras representaron el 14%, aún queda un largo camino por recorrer.
Estos datos contrastan con la prominencia de mujeres en la escena cinematográfica en 2023, con películas dirigidas por ellas acaparando la atención y figuras del pop como Beyoncé y Taylor Swift liderando la taquilla con filmes de conciertos.
Con todo, el estudio subraya que no se ha producido un cambio significativo en la representación femenina en roles clave tras las cámaras.
El informe añade que las mujeres ocuparon apenas el 22% de todos los roles de dirección, escritura, producción, edición y cinematografía en las películas más taquilleras, representando una disminución del 24% en comparación con 2022.