Fue la tarde del domingo, aproximadamente a las 6:33, cuando elementos de la Policía Estatal realizaban sus labores de vigilancia por la zona norte de la capital. En determinado momento, notaron que un auto tipo sedán en color gris se conducía a exceso de velocidad sobre la carretera 45 Norte. Las características del vehículo, así como sus dígitos, coincidían con los de un carro reportado minutos antes como robado a los números de emergencias.
Debido a esto, los oficiales le marcaron el alto al conductor, aunque lejos de detenerse el sujeto pisó el acelerador. Esto dio pie a una persecución en la que también se vieron involucrados uniformados de las policías municipales de Jesús María, Rincón de Romos y Pabellón de Arteaga, todo esto bajo el esquema de Mando Único.
Fue metros adelante, sobre la misma carretera 45 Norte, donde una de las patrullas le cerró el paso el conductor del vehículo presuntamente robado. Del automotor descendieron Juan Carlos y Érika Noemí, de 34 y 24 años de edad respectivamente.
Al consultar sus generales en la base de datos, se conoció que cuentan con detenciones previas y finalmente ambos fueron detenidos y puestos a disposición del agente del Ministerio Público del fuero común en la Fiscalía General del Estado.

¡Participa con tu opinión!