Óscar Luna y Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las lluvias de los últimos días, el incremento del afluente de los ríos y el desfogue de la presa Peñitas mantienen inundados a 10 de los 17 municipios de Tabasco.
Aunque el Presidente Andrés Manuel López Obrador preveía ayer por la mañana que el desfogue de Peñitas inundaría más a la planicie tabasqueña, por la tarde informó que el desfogue bajó porque dejó de llover.
“No es la misma precipitación y hay más posibilidades de controlar la presa y no sacar abruptamente el agua para no afectar más a las comunidades (…) La vamos a librar”, dijo en el Palacio de Gobierno de Tabasco.
Sin embargo, la presa aún mantiene almacenada agua por encima de su nivel máximo ordinario, por lo que se prevé que los desfogues continúen, principalmente hacia Cunduacán, Jalpa de Méndez, Nacajuca y Villahermosa.
En la capital tabasqueña han sido colocadas costaleras en el malecón y varias colonias, así como en los alrededores del Hospital “Dr. Juan Graham Casasús” que atiende a pacientes de Covid-19, como medida de protección ante el posible desborde del río Grijalva.
Laura Velázquez, Coordinadora Nacional de Protección Civil, estimó que son al menos 25 mil viviendas y 90 mil personas afectadas por las inundaciones en la entidad.