Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El General de División, Roble Arturo Granados Gallardo, actual subsecretario de la Defensa Nacional fue comandante del Desfile Militar y está perfilado para ocupar el cargo de Secretario de la Defensa.
Tiene preparación como experto en tareas del Estado Mayor (logística castrense) y en tareas de inteligencia.
Antes de pertenecer a la plana mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fue Subjefe de Contrainteligencia de la Sección Segunda del Estado Mayor en la Ciudad de México e instructor en la Escuela Militar de Aplicación de Infantería, Artillería, Zapadores y Servicios.
Además, laboró como agregado militar y aéreo a la Embajada de México en la U.R.S.S. y en la Federación Rusa, concurrente con Rumanía y Polonia y Jefe de la Sección Quinta (Planes Estratégicos) del Estado Mayor de la Defensa Nacional.
En octubre próximo cumplirá los 65 años de edad, la edad máxima para permanecer en las fuerzas armadas.
Sin embargo, al ser uno de los Generales considerados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para encabezar la dependencia federal no podrá retirarse hasta el 1 de diciembre, cuando se decida si será o no elegido.
Entre las tradiciones militares se establece que los comandantes de desfile en el último año de gobierno, son contemplados para ser próximos titulares de la Sedena.
Así ocurrió con el general Enrique Cervantes Aguirre con Ernesto Zedillo, quien ocupaba la dirección de Industria Militar, así como con el general Ricardo Vega García, con Vicente Fox, quien era el comandante de la Primera Región Militar con sede en la Ciudad de México.
El último año de Felipe Calderón, el Comandante del Desfile fue el General Noé Sandoval, quién tenía todas las cartas para ser Secretario de la Defensa Nacional.
Sin embargo, el Presidente electo, en ese entonces Enrique Peña Nieto, optó por el General Salvador Cienfuegos, quién lo acompañó en la comandancia de la Zona Militar del Estado de México, cuando fue Gobernador de esa entidad.
La cercanía entre ambos personajes era evidente, pues Peña Nieto incluso lo invitó a su boda con Angélica Rivera.
Tras la elección, el General Sandoval fue designado subsecretario de la Defensa Nacional en el gabinete federal.