Víctor Fuentes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La Suprema Corte de Justicia de la Nación discutirá el 27 de junio un proyecto que autoriza a jueces federales de todo el país ordenar la vacunación contra Covid-19 para niños de cinco a once años, para los cuales aún no ha iniciado la aplicación por parte del gobierno.

La Ministra Margarita Ríos-Farjat propuso al Pleno de la Corte establecer que los jueces deben conceder suspensiones en los amparos promovidos por padres de familia, para el efecto de que la vacuna sea aplicada de inmediato.

Lo anterior, pues la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó el pasado 3 de marzo el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNtech para este grupo de edad, que en Estados Unidos comenzó a ser inoculado contra el coronavirus a finales de octubre de 2021.

La Corte resolverá una contradicción de criterios entre tribunales colegiados de circuito, algunos de los cuales han concedido este tipo de suspensiones, incluido el Cuarto Tribunal en Materia Administrativa en la Ciudad de México, que emitió jurisprudencia que sólo obliga a los jueces de la Capital.

Otros tribunales han rechazado conceder las suspensiones porque aún no había autorización de Cofepris, o porque no querían interferir con la prelación establecida en la Política Nacional de Vacunación (PNV) que dejó a los jóvenes para el final.

El proyecto de la Ministra reprueba que se hubiera ordenado aplicar vacunas con base en criterios de autoridades sanitarias de otros países, como hicieron varios tribunales que se basaron en dictámenes de expertos mexicanos, y en el hecho de que ya había autorización en Estados Unidos.

«La orden a las autoridades de la salud para que apliquen una vacuna que no ha sido sometida al estudio científico a cargo de la institución competente para ello, sin duda pondría en peligro la salud y la vida de niños y niñas, porque sólo los especialistas autorizados por la Constitución y las leyes que de ella emanan, son los que cuentan con facultades para establecer si una vacuna cumple con las especificaciones sanitarias que requiere cierto grupo etario», afirma el proyecto.

«La suspensión provisional en el juicio de amparo debe concederse cuando se solicita para el efecto de que se aplique el esquema completo de dos dosis contra el virus mencionado a niñas y niños de entre cinco y once años, sin comorbilidades, siempre que la vacuna ya haya sido autorizada por la Cofepris», agrega.

El 27 de mayo, el subsecretario Hugo López-Gatell dijo que se negocia con Pfizer la compra de vacunas para niños de 5 a 11 años, que viene en una presentación distinta porque la dosis es menor, por lo que no hay fecha para su aplicación general.

La jurisprudencia de la Corte solo será obligatoria para los jueces, no para el Poder Ejecutivo, y no está claro cómo se podrá forzar la aplicación de la vacuna a los amparados, si el Gobierno argumenta que aún no la ha podido comprar.

Los padres de familia empezaron a usar a amparos para vacunar a sus hijos, de entre 12 y 17 años, en julio de 2021, pues Cofepris había autorizado el biológico de Pfizer en junio, y en Estados Unidos se había empezado a aplicar en mayo.

Los tribunales colegiados también tuvieron criterios opuestos sobre este grupo de edad.

El 27 de junio, la Corte discutirá otro proyecto de Ríos-Farjat, que también ordena a los jueces conceder suspensiones para este grupo, en lugares donde aun no estuvieran programadas fechas para aplicar la vacuna.

El gobierno federal empezó a vacunar a toda la población de 12 a 17 años a principios de mayo, aprovechando las dosis de Pfizer que compró para los adultos, aunque el objetivo inicial de la PNV era terminar de inocular a toda la población en marzo de 2022.

¡Participa con tu opinión!