En más del 200% incrementó la atención de mujeres adolescentes embarazadas que solicitaron apoyo a la Asociación Vida y Familia (VIFAC), derivado de la crisis económica por la pandemia, reconoció su directora Miriam Altuzar Coello.
Detalló que desde que inició la contingencia en marzo pasado a la fecha, aumentó de manera importante la solicitud de apoyo por parte de adolescentes embarazadas en atención externa hacia VIFAC, debido a que se quedaron sin trabajo ellas o sus familias y ya no tuvieron acceso a la atención por parte del Seguro Social. “Antes de la pandemia atendíamos una cantidad de 6 a 7 chicas mensuales y ahora estamos atendiendo a casi 20 chicas externas, una cantidad tremenda por la situación de crisis que estamos viviendo”.
Mientras que de manera interna se duplicó la demanda en un 100% de chicas que requirieron una casa dónde vivir, siendo todas embarazadas. Indicó que las jóvenes atendidas oscilan entre los 16 a los 24 años en promedio, aunque también les llegaron casos de mujeres de 27 hasta los 35 años que también se quedaron sin trabajo. “Tuvimos un caso de una mujer que vendía comida y ya no pudo seguir y de otro caso de una joven que vendía cositas y ya no pudo porque no hay gente que les compren”.
Indicó que de las chicas atendidas en VIFAC, en un 70% han sido de Aguascalientes principalmente de la zona oriente, pero también les han llegado jóvenes provenientes de entidades como San Luis Potosí, Zacatecas y de la Ciudad de México y a la fecha les siguen llegando. “Hemos tenido muchísimo trabajo generado de toda esta situación que hemos vivido por la pandemia, de cuidados extremos, de medidas de prevención y de una crisis económica. Sí ha habido mucha demanda de mujeres embarazadas acudiendo a nosotros para pedir atención médica y nosotros aprovechamos para poderlas ayudar un poquito más para la persona, para que ella eleve su autoestima, crezca y pueda tomar mejores decisiones y se prepare”.