Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las empresas de seguridad privada podrían perder entre 8 y 10 por ciento de su mercado si las Secretarías de Estado y dependencias de Gobierno contratan sólo elementos del Servicio de Protección Federal (SPF).
A mediados de este mes, durante la graduación de la décimo quinta generación de cadetes de Servicio de Protección Federal (SPF), el Presidente mexicano dijo que en las dependencias de Gobierno el servicio de seguridad se hará bajo elementos del SPF.
De llevarse a cabo esa acción, la iniciativa privada de esta industria perdería entre el 8 y 10 por ciento de su mercado, lo que equivaldría a 40 mil empleos, informó Armando Zúñiga, presidente de las Asociaciones de Seguridad Unidas por México (Asume), agrupación que integra las 32 asociaciones más representativas del sector.
Por ahora el plan se estableció para que los elementos del SPF se contraten en los edificios de oficinas de las dependencias federales, pero la iniciativa privada está preocupada de que este plan se amplié a las instalaciones como las minas o aeropuertos.
De extender el plan a dichas instalaciones, el número de desempleados podría subir a 60 mil personas, advirtió el también presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Ciudad de México.
“Retirar a la seguridad privada representaría un agravio en contra de un sector económico que según las mismas autoridades representa 2 por ciento del PIB”, afirmó José Luis Calderón, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP).

Actualmente no hay una estrategia clara a nivel nacional, pues no se tiene una ley para la protección de infraestructuras, un mando que trabaje en el desarrollo de planes, políticas, guías de diseño, programas de capacitación y en crear un sistema o una comunidad (pública/privada) con posibilidades de intercambiar información de inteligencia para adelantarse a las problemáticas, destacó Calderón.
Zúñiga recordó que incorporar elementos de seguridad gubernamental a las dependencias es una idea que se tenía desde sexenios pasados.
“No es nuevo, ya existía desde el sexenio de Calderón, pero ha sido muy lento su crecimiento, desde entonces ya existe ese proyecto, pero se ve complicado, es un proyecto, no es nuevo. En el sexenio del Presidente Peña llegaron como a 5 mil elementos solamente.
“Ahora el plan es sí llegar a esos 40 mil, la verdad es que lo vemos complicado, se trata de un proyecto”, refirió Zúñiga.