De acuerdo con cálculos de la CONSAR y de Amafore, si los mexicanos no hacen aportaciones voluntarias, sólo se jubilarán con el 30% de su sueldo actual; la Condusef recomienda utilizar instrumentos financieros para complementarlo y si está dentro de las posibilidades acercarse a un asesor financiero para analizar los que más le conviene con base en sus necesidades.

José Antonio Mejía Lozano, titular de la unidad de atención, señaló que aquellos que pertenecen a la generación millennial o las que siguen, las personas trabajadoras difícilmente podrán vivir sólo de su pensión, es decir, únicamente de lo que tengan ahorrado en su cuenta individual.

Según datos recabados, los jóvenes no suelen pensar mucho sobre este tema, y de acuerdo con una encuesta realizada por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) a personas de entre 18 y 40 años, comentaron que el 56% de las personas encuestadas piensa que algún familiar como hijas e hijos se harán cargo de ellos durante su retiro.

Un 40% afirmó que no requerirán de nadie y el 4% restante no supo qué responder. Además, la misma encuesta menciona que el 15% se mantendrá de sus ahorros, sólo el 14% piensa que podrá vivir de su pensión y el 3% confía en que el Gobierno velará por ellos en su vejez.

Los datos anteriores son preocupantes si se considera que de los 24 millones de personas trabajadoras que en la actualidad cotizan a la seguridad social, el 66% se encuentra bajo el régimen de cuentas individuales.

Todos aquellos que comenzaron a cotizar después de 1997, sólo obtendrán entre el 17% y 30% del sueldo que obtuvieron en su vida laboral, porque en México las aportaciones obligatorias del Estado y empresas son del 6.5% del salario base, una de las más bajas en países que utilizan esquemas similares.

Por esta razón, durante el último trimestre del 2020, el Gobierno Federal aprobó diversas reformas a las leyes del Seguro Social y del Sistema de Ahorro para el Retiro, que entre otras cosas especifica que se triplicarán las aportaciones patronales pasando del 5.15% del sueldo de la persona trabajadora al 13.875%.

Aunado a que el Gobierno aportará 1.3%, los trabajadores ahorrarán gradualmente un 15% de su salario base. Con estos cambios se busca incrementar el monto de las pensiones entre un 50% al 70%.

Otro de los problemas de los mexicanos es que aportan una cantidad muy baja a su ahorro para el retiro, como se muestra en la Encuesta Nacional de la Amafore, donde sólo el 37% de la población ahorró o invirtió por iniciativa propia en algún tipo de instrumento financiero.