El sector empresarial se mantiene a la espera de conocer el contenido de la iniciativa de reforma al Sistema de Pensiones, que hasta ahora, el sector empresarial ha sugerido debe incluir un mejor ingreso al trabajador para que al momento de su jubilación, obtenga lo suficiente para continuar con una vida digna ya fuera del esquema productivo, manifestó el presidente de la Comisión Laboral de la Coparmex, Juventino Romero de la Torre.
Se trata de una iniciativa que desde hace tiempo ha presentado la Coparmex pero que ante el distanciamiento del presidente nacional con el mandatario de México, le ha dado continuidad el Consejo Coordinador Empresarial a nivel central, y que se espera, sea presentada al Congreso de la Unión en septiembre, por el ejecutivo, Andrés López Obrador.
Ante esto, externó que se mantendrán atentos del contenido de la iniciativa que irá acompañada de otra reforma al Ley del IMSS, pero que se espera que los legisladores no la quieran tomar como bandera política, considerando que se avecinan comicios en 2021 y tal vez haya quienes quieran aprovecharla para ganar simpatizantes o bien, dejarla en la congeladora por no convenir a algunos intereses.
Recalcó que se trata de una iniciativa que ha impulsado el sector patronal, con la intención de que los trabajadores logren pensionarse con un mejor salario y que les permita así, tener una vida digna, “es una propuesta que surgió de los empresarios, con el apoyo de sindicados y la Federación”.
Detalló que la propuesta es incrementar las aportaciones del 6.5% al 15%, y será el patrón el que absorba el aumento durante un periodo de 8 años, “aunque hasta donde se sabe, no está definido si de ser aprobada iniciaría en 2022 o 2023, ya cuando haya una recuperación económica después de esta pandemia”, lo que debería cuidarse es que no quieran adelantar los tiempos y que con fines político-partidistas, pretendan que sea a partir de 2021.
Y es que, si bien los empresarios se mantienen en la propuesta, también se debe considerar que aplicarlo de inmediato, pues ante un contexto de crisis sanitaria y económica, la prioridad es conservar las fuentes de trabajo, por eso el planteamiento ideal es que fuera en 2023, cuando se tenga ya una recuperación.