Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras Emilio Lozoya lo implica en el reparto de sobornos de Odebrecht, el ex Presidente Enrique Peña escribe un libro sobre los retos de gobernar en México, autoexiliado en España.
A decir de ex colaboradores y priistas, el ex Mandatario decidió vivir en una residencia a las afueras de Madrid a principios de 2019, y desde entonces ha regresado pocas ocasiones a México.
Allí vive solo, custodiado por ex elementos del Estado Mayor que ahora trabajan para él y visitado con frecuencia por Roberto Miranda, su ex jefe de seguridad y agregado militar de México en España desde febrero de 2019.
Según los testimonios recabados, Peña platica constantemente con Luis Videgaray, profesor visitante en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y quien también fue denunciado por Lozoya, así como con su secretaria Teresa Morales y su asistente, Jorge Corona, quienes viven en México.
La última vez que estuvo en México fue en diciembre de 2019, cuando pasó las fiestas navideñas y de Año Nuevo con su familia y, por primera, vez con su novia Tania Ruiz.
A decir de los consultados, busca permanecer en bajo perfil, aunque su relación con la modelo lo ha llevado a hacer “locuras”, como él mismo les dice, algunas de las cuales se ha arrepentido, como aparecer con peluca en un restaurante en Nueva York para no ser reconocido.
En enero pasado estuvo en Nueva York con su hija Paulina, quien estudiaba en esa ciudad hasta antes de la emergencia por Covid-19.
Versiones extraoficiales que no pudieron ser confirmadas con las fuentes señalan que Peña Nieto reside en el lujoso conjunto La Finca, en Pozuelo de Alarcón, perteneciente a Madrid.