Pena carcelaria no es lo ideal

Rubén Torres Cruz
El Heraldo

El proyecto de discusión sobre la eliminación de la prisión preventiva oficiosa que llevará a cabo el próximo 5 de septiembre la Suprema Corte de Justicia de la Nación, conlleva más virtudes que contras principalmente para aquellas personas acusadas de la comisión de algunos delitos, consideró el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, Juan Rojas García.
Sin embargo, reconoció que lo anterior también pudiera generar que los jueces queden expuestos a actos de corrupción e incluso hasta de intimidación.
Rojas García explicó que como parte de las bondades que ofrece la propuesta de los magistrados de la SCJN, se encuentra el respeto a la presunción de inocencia para todas aquellas personas acusadas de alguno de los 16 delitos que actualmente ameritan prisión preventiva oficiosa, como son robo a casa habitación, abuso sexual, además de secuestro, narcomenudeo y hasta feminicidio, entre otros.
Otra de las ventajas sería el apego a los tratados internacionales a los cuales México está adherido y hasta el desahogo de la población carcelaria.
Reconoció que actualmente la cantidad de asuntos atendidos en prisión preventiva es elevada, a lo cual se suman aquellas personas detenidas que pueden llegar a enfrentar hasta dos años tras las rejas antes de conocer su sentencia definitiva.
De la misma manera, el magistrado consideró que lo ideal es que exista entre la sociedad un cambio radical al momento de solicitar justicia ante la comisión de ciertos delitos, al indicar que no siempre la pena carcelaria es lo ideal.
Consideró que con aquellas personas señaladas de cometer delitos como violencia sexual contra menores, homicidio doloso, entre otros, no necesariamente habla de un riesgo de que esos delitos aumenten, pues también existe la figura de prisión preventiva justiciada, la cual atendiendo varios parámetros y de manera razonable con base a los datos de prueba, los jueces pueden determinar que el acusado permanezca en prisión.