Manuel Alejandro Alvarez Torres 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El mismo día que el hijo mayor de AMLO ocupó «La Casa Gris» en Houston, la oficina de Pemex en aquella ciudad texana firmó un contrato con una filial de Baker Hughes. En las semanas siguientes firmó siete más, sumando en tres años al menos once contratos que equivalen a cerca de 600 millones de pesos.

Nuevos documentos obtenidos por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) contradicen la versión de la propia compañía de servicios petroleros, que hace un año aseguró que su división de Norteamérica, que presidió el dueño de «La Casa Gris», no había tenido negocios con México.

El 16 de agosto de 2019, José Ramón López Beltrán y su esposa Carolyn Adams ocuparon la llamada «Casa Gris» y, ese mismo día, coincidentemente, una filial de Baker Hughes en EU firmó un contrato con Pemex Procurement International (PPI) en su sede en Houston.

Entre el 23 de agosto y el 23 de octubre de 2019, PPI asignó a dos filiales de Baker Hughes otros siete contratos que, en conjunto, sumaron un millón 94 mil dólares.

En total, entre 2019 y 2021, PPI firmó en Houston con Baker Hughes y sus filiales al menos once contratos.

La asignación y firma de los nuevos contratos se realizó en EU en los días en que el dueño de la «Casa Gris» era Keith Schilling, quien se desempeñaba como uno de los presidentes de Baker Hughes en Canadá y, a la par, como director comercial y de ventas en el área de Houston, donde está la sede de PPI.

En febrero del año pasado, luego de que MCCI y Latinus publicaron el reportaje «La Casa Gris», Baker Hughes negó que la división de su compañía en Estados Unidos -que había presidido Schilling- hubiera tenido negocios con Pemex.

«México no está incluido en la región de Norteamérica para Baker Hughes. Internamente, las ventas y operaciones en México están organizados dentro de la entidad separada denominada Latinoamérica y Sudamérica», informó la compañía en un comunicado difundido el 21 de febrero de 2022.

Bob Pérez, presidente de Baker Hughes en México y Latinoamérica, descartó que hubiera conflicto de interés por el hecho de que uno de sus ejecutivos haya sido el dueño de la propiedad que habitó el hijo del Presidente López Obrador.

«Durante su tiempo en Baker Hughes, él (Schilling) trabajó bajo nuestro grupo de Norteamérica y, dentro de Baker Hughes, México no está bajo el grupo de Norteamérica; México está bajo nuestro grupo de Latinoamérica», señaló en esa ocasión.

Sin embargo, los nuevos documentos obtenidos por MCCI contradicen la versión de la empresa. En una revisión a más de 200 expedientes, se encontró que Pemex Internacional no sólo asignó y firmó contratos en 2019 con la división de Norteamérica de Baker Hughes, sino que también lo hizo en los años siguientes.

En la revisión se identificó que entre 2019 y 2021, Pemex Procurement International suscribió en Houston con Baker Hughes y sus filiales al menos 11 contratos por un monto que supera los 29 millones de dólares, que equivalen a cerca de 600 millones de pesos.

Esta información es parcial, ya que Pemex no ha accedido a revelar todos los contratos de PPI.

En el reportaje «La Casa Gris» se detalló que en la segunda mitad de 2019 y parte de 2020, López Beltrán ocupó una residencia en un exclusivo fraccionamiento de Oak Estates, en la zona norte de Houston, que tenía como característica peculiar una alberca de 23 metros de largo.

La residencia pertenecía a Schilling, un alto ejecutivo de Baker Hughes, empresa que en ese momento tenía contratos vigentes con el Gobierno de México por 66 millones de dólares, y que en los tres meses siguientes a que fue ocupada la casa, tuvo más asignaciones por otros 414 millones de dólares.

El caso fue denunciado ante autoridades en México y en Estados Unidos, y tanto el Gobierno como la empresa y los involucrados negaron entonces que existiera un conflicto de interés.

Baker Hughes negó que su división en Norteamérica haya tenido negocios con México.

A partir de ese deslinde, MCCI solicitó vía peticiones de transparencia copia de los contratos asignados por PPI, la filial de Pemex registrada en Estados Unidos, que tiene como presidenta a Carmelina Esquer, hija del secretario particular del Presidente, Alejandro Esquer.

Sin embargo, Carmelina Esquer -quien también se mudó a Houston- ocultó los contratos de PPI.

MCCI promovió un recurso de revisión a la negativa y el Instituto de Acceso a la Información (INAI) resolvió que no había motivos para ocultar los contratos, por lo que ordenó a Pemex entregar una versión pública.

Pemex ha cumplido parcialmente la orden del INAI, pues a partir de octubre pasado ha entregado a cuentagotas copias de 200 contratos, de más de 500 que reportó ha suscrito PPI en el actual sexenio.

De los 200 contratos que han sido transparentados, MCCI identificó 11 que corresponden a empresas filiales de Baker Hughes, y 8 de ellos fueron otorgados entre agosto y octubre del 2019, periodo en el que el hijo mayor del Presidente habitó la residencia de Schilling en Houston.

Cinco de los contratos otorgados por Pemex Internacional en 2019, para la compra de refacciones, suministros y reparaciones, fueron otorgados en agosto y octubre de 2019 a Dresser, LLC, una empresa subsidiaria de Baker Hughes.

Uno de los contratos con Dresser LLC fue firmado el 16 de agosto de 2019, el mismo día que la nuera del Presidente ha dicho que rentó la casa en Houston a un precio de 5 mil 600 dólares mensuales, alrededor de 112 mil pesos.