María Fernanda Tapia Cortes 
Agencia Reforma

Guadalajara, Jal.- La contingencia por el Covid-19 agravó los problemas que enfrentaban las micro, pequeñas y medianas empresas en México, y tiene al 77 por ciento en riesgo de parar operaciones en los próximos dos meses, advirtió la Asociación Mexicana de Emprendedores de México (ASEM).

“El 87 por ciento de las empresas encuestadas estiman que perderán ventas, y clientes (…) y el 77 por ciento de las MiPymes nos comentan que van a tener que dejar de operar en dos meses, (…) deberán de dejar sus operaciones para poder hacer frente a sus compromisos y deberán buscar retomar actividades posteriormente” explicó Jorge Corral, su director ejecutivo.

Agregó que en el caso del sector gastronómico, el porcentaje que dejaría de operar en dos meses asciende al 89 por ciento.

El principal problema que enfrentan es de liquidez, el mismo motivo por el que fracasan 52 por ciento de las empresas en economías emergentes como la mexicana, destacó.

“Las empresas micro, pequeñas, medianas y grandes no estaban preparadas para una contingencia así (…) para que de repente se cerrara y no tener ingresos indefinidamente, y como bien sabemos, tienen que seguir pagando al personal, la nómina, la renta”, explica por su parte Rocío Abud, directora general del Centro de Competitividad de México (CCMX).

Señaló que el golpe llegó después de un año duro en ventas, como fue el 2019, y se sumó a otros problemas que ya venían arrastrando.

“Es un reto sumado a los retos que ya tienen normalmente, que es falta de acceso a financiamiento, falta de capacitación, falta de vinculación a una cadena de valor”, detalló.

Lamentó la situación, pues las MiPYMES generan el 72 por ciento de los empleos en el país, y de ellas dependen los ingresos de 18 millones de hogares.

Señalaron que para ayudarles a sobrevivir es necesario que todo el sector empresarial se una en iniciativas como el pago a proveedores en 30 días, para permitirles recuperar la liquidez.

Otras acciones que recomendaron son las compras por adelantado, facilitarles el acceso a créditos con tasas especiales, y desde la ciudadanía impulsar el consumo de sus productos.

“Ir todos parejos, las empresas, el Gobierno Federal, estatales, municipales, no es un curita lo que se necesita para una hemorragia que está sufriendo el país” afirmó Abud.