Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La pandemia ya afectó el proceso electoral del próximo año, al grado de que no se puede descartar su cancelación, porque el Instituto Nacional Electoral (INE) ya ha tenido que retrasar diversas tareas, señaló el analista político Jorge Javier Romero.
Entre otros procesos pospuestos por el organismo electoral destacó la actualización de credenciales –cuyos módulos de expedición permanecen cerrados desde hace varias semanas– y procedimientos como la capacitación de funcionarios de casilla.
Romero, profesor del área de Política y Cultura en la UAM Xochimilco, señaló que a pesar de la necesidad de ajustar las formas de votación, no ve factible el voto electrónico como alternativa al voto en las urnas en 2021.
“Yo no veo que pueda haber consenso para abrir el voto electrónico, porque se necesitaría probar todo un sistema electoral, y aunque ha habido experimentos, es muy corto el plazo y técnicamente no veo que sea posible implementarlo, con todas las garantías que necesita el sistema electoral mexicano”, indicó.
De acuerdo con el académico, la oposición podría organizarse para arrebatarle posiciones importantes y hasta la mayoría a Morena en la Cámara de Diputados.
“Veo coaliciones de la oposición, no sólo una, para tratar de arrebatarle la mayoría a Morena y restarle el mayor número de diputados y conseguir un contrapeso a la concentración de poder de López Obrador”, consideró.
Romero indicó que, aunque no es deseable, no se puede descartar una eventual cancelación de las elecciones si la pandemia y la crisis continúan el año próximo.
“Desde 1916 no se ha suspendido un proceso electoral en México; aunque fueran simuladas, se hacían”, señaló.