Tras reforzar la vigilancia en la carretera estatal No. 36 Aguascalientes-Bajío de San José debido al secuestro de tres ganaderos, policías estatales se enfrentaron a balazos con miembros de una célula delictiva. Varios sospechosos lograron escapar hacia el monte, mientras que uno fue capturado. Se les incautó un automóvil con placas de Aguascalientes que tenía reporte de robo con violencia en Jalisco.
En la madrugada del miércoles, durante un retén en la carretera estatal No. 36, a la altura del cruce con la carretera estatal No. 69 hacia Coyotes, los agentes detectaron un Nissan Tiida gris, con placas de Aguascalientes, ocupado por cuatro individuos. Al ignorar el alto de los oficiales y evadir la revisión, se inició una persecución.
El enfrentamiento ocurrió cerca del poblado de La Tinaja, donde los ocupantes del coche abrieron fuego contra los policías. Se solicitó apoyo adicional, uniéndose policías preventivos de El Llano y agentes de la FGE. Finalmente, en el kilómetro 12+000 de la carretera estatal No. 43, el vehículo se salió de la vía y volcó.
Los cuatro sospechosos abandonaron el coche y huyeron hacia el monte. Sin embargo, gracias a un operativo en el que participó el helicóptero Fuerza Uno de la Policía Estatal, se capturó a un individuo originario de Naucalpan, Estado de México, quien fue trasladado a la Fiscalía General del Estado para su investigación.
Dentro del Nissan Tiida, los policías encontraron dos armas largas, nueve cargadores y cuatro chalecos balísticos. Además, se confirmó que el vehículo había sido robado con violencia en El Bajío de San José, Jalisco. Todo fue remitido a la Fiscalía General de la República, quedando a disposición del Ministerio Público Federal para iniciar las investigaciones correspondientes.