CDMX.- La voz de Miguel Bosé va y viene de una hora a otra, cantar una sola canción le implica mucha preparación y calentamiento, pero el intérprete ya no se desespera por eso; ha reflexionado que puede deberse a que por años basó su vida en ella.
Bosé compartió al periodista Jordi Évole que una de las secuelas que le ha dejado su ruptura con Nacho Palau, a quien no mencionó directamente, fue la pérdida de su voz.
El cantante vive en México y sostiene un pleito legal con su ex pareja, pues ha decidido separar a los hijos, algo que indicó le ha ocasionado perder el habla.
“Yo no estaba preparado. Cuando mi relación de pareja empezó a ir mal, cuando el amor no existe, cuando el enamoramiento ha desaparecido, cuando la amistad y el buen rollo se difuminan y cuando se pierde la admiración, cuando todo se derrumba…
“En mi caso por discreción, por responsabilidad, por educación también, aguantas, se envenena y estalla. Estalla mal y empiezan los problemas serios y para mí, uno de esos problemas fue la voz. Ahora puedo hablar, pero he llegado a no tener voz”, afirmó el español.
También compartió que una decepción amorosa lo llevó a consumir drogas a finales de la década de los 80 y a una adicción que le costó superar, pero de la que se dijo totalmente librado.
“He llegado a consumir casi dos gramos diarios, más fumar ‘maría’, éxtasis… Lo dejé todo el mismo día, hace siete años”, recordó. (Staff/Agencia Reforma)