CDMX.- Paulina Rubio y su ex pareja Gerardo «Jerry» Bazúa volvieron de nuevo a los juzgados a pelear por su hijo Eros, pues este año el cantante quería que el pequeño estuviera con él en Navidad.
Sin embargo, «La Chica Dorada» no aceptó que el niño de 5 años viajara a Sinaloa, donde radica su ex, por considerarlo un lugar demasiado peligroso, por lo que tuvieron que ir a la corte de Estados Unidos para que un juez les ayudara por medio de una audiencia virtual.
«Le pedí que se lo lleve a otro lado, tenemos lugares hermosos en México a los que usualmente vamos», dijo la cantante, pues tiene miedo que secuestren al pequeño.
El abogado de la intérprete defendió lo que decía su cliente diciendo que el niño no podía asistir a ese lugar. (Elizabeth García/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!