Diego Martínez
Agencia Reforma

CDMX.- Óscar Valdez quiere salir esta noche de la burbuja de Las Vegas con el brazo en alto para apuntar al título Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).
El sonorense enfrentará al boricua Jayson Vélez en el Hotel MGM Grand & Casino, función a puerta cerrada que monta la promotora Top Rank, y que le daría al mexicano el boleto para retar a su compatriota Miguel Ángel “Alacrán” Berchelt, quien posee el fajín verde y oro de la división Superpluma.
Valdez no pelea desde noviembre pasado, la primera vez que peleó en dicha división, y en esa ocasión no le fue tan bien. Fue sorprendido en el segundo asalto que fue a la lona y terminó ganando por nocaut en el séptimo giro.
“Voy contra un peleador muy experimentado que ha estado cerca de coronarse como campeón mundial, no puedo tomar a la ligera la pelea y no puedo confiarme ni un segundo.
“Ha sido una preparación diferente, pero a la hora de la pelea será igual, arriba del ring solamente mi rival y yo. Sabemos que si ganamos tenemos en puerta la pelea con Berchelt, sé que es una pelea esperada, pero hay que derrotar a Vélez primero, como dice Julio César Chávez, una bala perdida puede caer. Tengo muchas ganas de ser otra vez campeón mundial”, dijo el ex olímpico tricolor.
Óscar llega con marca profesional de 27-0, 21 KO’s, y dejó a finales del año el cetro Pluma de la OMB para probar suerte en una nueva categoría.
“Solamente estaremos tres persona, el réferi, Vélez y yo”, afirmó Valdez, en referencia a que será a puerta cerrada.