Aline Corpus
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- Los socios del Club Social y Deportivo Campestre de Tijuana preparan la batalla legal contra el “decretazo” del Gobernador de Morena, Jaime Bonilla que busca expropiarles 50 hectáreas.
Los socios ya presentaron un amparo luego de Bonilla lanzó la amenaza desde enero. El martes pasado se publicó la “declaratoria de utilidad pública” y los interesados tienen 15 días hábiles para presentar su defensa y argumentos ante el gobierno estatal.
Después Bonilla tendría que formalizar y publicar el decreto de expropiación y los socios alistan una lluvia de amparos.
“Vamos a atender el procedimiento en sus etapas, puede ser que el resultado sea que no haya causa de utilidad pública”, explicó un abogado del Club Campestre.
“Son tres momentos distintos. El primer es la declaratoria de utilidad, el segundo la expropiación y el tercero las impugnaciones y amparos”, agregó.
La justificación de Bonilla para expropiar es que el club tiene supuestos adeudos de agua y predial. Además “el perjuicio a la propiedad privada del Club Campestre es menor al beneficio que genera en favor de la sociedad”, señala el decreto de utilidad pública publicado el martes pasado.