Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE), que en 2020 ya registró una pérdida de 85 mil millones de pesos, enfrenta este año finanzas aún más golpeadas debido a que estados y municipios incumplen mensualmente con el pago de sus servicios de alumbrado público y bombeo de agua potable.
En los últimos días, se han registrado pronunciamientos públicos por esas deudas millonarias a la empresa que dirige Manuel Bartlett, principalmente en Baja California, Tabasco, Baja California Sur, Quintana Roo, Tamaulipas, Guanajuato, Guerrero, Nayarit, Morelos, Oaxaca, Veracruz y Yucatán.
En Baja California, incluso el Mandatario Jaime Bonilla (Morena) retó a demostrar que debían 166 millones de pesos, por lo cual desde finales de septiembre CFE le cortó el suministro eléctrico al acueducto que abastece a Tijuana, Playas de Rosarito, Tecate y Ensenada.
«No queremos que la sangre llegue al río, pero ellos han cobrado 166 millones de pesos de más», dijo Bonilla.
En Tabasco, el Gobernador Carlos Merino tuvo que pedir a la CFE una prórroga para que Ayuntamientos como Centro (Villahermosa), Centla, Macuspana y Huimanguillo se pusieran al corriente de sus pagos.
«Que se revise caso por caso, municipio por municipio, para saber cuál es la situación de los adeudos que heredan los nuevos Alcaldes de ésta o de anteriores administraciones», pidió el 30 de septiembre.
«Que se pueda realizar una programación de abonos y pagos. No hay en Tabasco la cultura de no pagar», agregó.
En Acapulco, Guerrero, la Alcaldesa Abelina López (Morena) acusó que su antecesora, la también morenista Adela Román, le heredó deudas millonarias, entre ellas la de 780 millones de pesos con la CFE.
«Recibimos una deuda de 280 millones de pesos, más otros 780 millones que se le deben a la CFE», dijo el 30 de septiembre en su toma de protesta.
En Tepic, Nayarit, la nueva Alcaldesa morenista, Geraldine Ponce, acusó en un video el 29 de septiembre que le dejaron una deuda de 360 millones de pesos del Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) con CFE.
En Baja California Sur, el Gobernador Víctor Castro tuvo que pagar en sus primeros días en el cargo una deuda de 2.4 millones de pesos que el Ayuntamiento de Mulegé tenía con CFE, para poder reactivar pozos de agua.
En Quintana Roo, el Ayuntamiento de José María y Morelos adeuda 2 millones, reconoció el Edil Erik Borges Yam; en Victoria, Tamaulipas, la deuda es de 90 millones de pesos por parte de la Comisión Municipal de Agua y Alcantarillado, y en Pénjamo, Guanajuato, el Edil Juan José García reconoció deber casi 20 millones de pesos, de los cuales ya pagó 3, y el restó los dará en «bonos» a 18 meses.
En Morelos, el Alcalde electo de Cuautla, Rodrigo Arredondo, reconoció que tiene una deuda pendiente de 111 millones de pesos por la energía que CFE le proporcionó al Sistema Operador de Agua Potable.
En esa misma entidad, el Gobernador Cuauhtémoc Blanco ha negociado con CFE desde septiembre pasado que no le corte el suministro de energía a Cuernavaca, también con deudas; en Coatzacoalcos, Veracruz, el Alcalde Víctor Carranza informó que ya sólo le deben 192 millones de pesos a la empresa, y en Yucatán, por tan sólo 100 mil pesos de deuda, en septiembre pasado se quedaron sin luz en el Municipio de Umán.