Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los hogares con menores ingresos se llevan la peor parte por una inflación alta debido a que destinan una mayor proporción de su gasto a la compra de bienes cuyos precios se han elevado más en el último año.
«En general, los hogares de menores ingresos destinan una mayor proporción de su gasto a la adquisición de bienes cuyos precios han subido más durante el último año, por lo que el impacto de la inflación es más fuerte para sus canastas de consumo», afirmó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) en un análisis.
Detalló que la canasta de consumo de hogares del decil 1, es decir, aquellos que perciben 3 mil 313 pesos al mes, se concentran más en bienes como alimentos y bebidas, productos que más han mostrado alza en sus precios.
El incremento en el precio de la canasta de consumo de ese grupo fue de 8.74 por ciento anual.
Mientras que el de aquellas familias que perciben en promedio 54 mil 427 pesos mensuales, fue de 7.48 por ciento anual.
Los hogares con menos ingresos dedican 7.2 por ciento de su gasto en verduras, legumbres y semillas, cuya inflación anual fue de 13.1 por ciento, para abril de 2022.
En tanto que esa proporción es de 4.8 por ciento para el decil 5 y de 2.2 para los hogares con mayores recursos.
Según el Imco, los hogares con mayores ingresos dedican más recursos para el pago de educación, cuidado de vehículos y comunicaciones, donde los precios han aumentado en menor medida.
El análisis determinó que esta situación amplía las desigualdades entre la población.

¡Participa con tu opinión!