Pega cuarentena a Paola Longoria

Adrián Basilio 
Agencia Reforma

CDMX.- Desesperada, aunque consciente de la situación, se encuentra la número uno del mundo del raquetbol, Paola Longoria.
La jugadora mexicana también, como el resto del mundo, se ha visto afectada en su actividad regular por culpa de la contingencia sanitaria global por COVID-19.
El pasado 8 de marzo la multimedallista de Juegos Panamericanos jugó por última vez una fecha del tour mundial, en Boston, antes de la cancelación de todas las competencias y el obligado confinamiento en casa.
Para compensar de alguna manera esa inactividad recientemente, y siempre atendiendo las medidas sanitarias, empezó a jugar golf en espera de poder tomar una clínica con su amiga, la ex número uno del mundo Lorena Ochoa.
“Estar parada así por completo y no tener contacto para nada con una raqueta casi por cuatro meses es demasiado para mí. La fecha tentativa para el reinicio del Tour era la segunda semana de agosto, pero ya nos avisaron que no será así y que podría ser hasta finales o principios de septiembre”, consideró la jugadora más dominante del Ladies Professional Racquetball Tour (LPRT).

¿Dónde sería el regreso del Tour (de EU)?
Se suponía que en el torneo con el que regresaríamos sería Kansas, pero el problema es que el club donde jugamos es de judíos y no están recibiendo gente por lo mismo que todos sabemos, entonces la Comisionada ( T.J. Baumbaugh) está viendo si podemos arrancar en Dallas o en Las Vegas. Ya estoy desesperada por competir, es difícil entrenar sin un objetivo, sin saber cuándo volverás a cancha y en eso me ha ayudado mi psicóloga (Magaly Zerón).

¿Cómo te has mantenido mentalmente?
Con mi psicóloga llevo ciertas terapias y ejercicios de visualización. Hago sombras con la raqueta, ejercicios de coordinación, desplazamientos. Obviamente no es lo mismo, pero de eso a nada. Pegarle a la pared, es lo que trato de hacer para mantener el toque y también ver algunos de mis torneos pasados para no perder el ritmo, los saques y los tiros.

¿Se pierde más el aspecto físico o la motivación y el ánimo?
Creo que la motivación y el ánimo, porque lo físico lo sigues trabajando. Siempre he sido muy disciplinada, he jugado golf. A veces hago yoga, meditación, me metí a un curso de lectura, también a estudiar francés. Ya me estoy volviendo loca, me urge competir.

¿Qué tal tu swing?
Bien, creo que algo me tiene que ayudar la técnica del raquet y la verdad es que sí le atino bien.
Hace mucho, Lorena (Ochoa) me dio una clase, pero como que todavía no me gustaba tanto y con todo esto me metí cañón porque mi papá ya me había comprado el equipo y ahora le pedí una clase a Lorena, y me dijo que era una canija porque cuando me la dio ni la pelé, pero ya quedamos.
Es un deporte que me gusta mucho porque es un trabajo mental, pegas unos tiros súper bien y el siguiente puede ser malísimo, entonces imagínate, es algo que me ayuda mucho ahora que no he estado en competencia y poder seguir con el manejo de mis emociones jugando ese deporte.
Obviamente a nivel profesional esta cañón todo, pero uno nunca sabe, que tal que ya más adelante me ven en los campos de golf.

¿Qué tanto se alteraron tus proyectos para 2020 como jugar en un lugar público importante, el lanzamiento de tu raqueta y otros?
Unos están en standby y otros sí los tuve que cambiar. Uno de ellos era lanzar mi línea de lentes con mi novio y si bien la cuarentena no nos permitió hacer muchísimo… el lanzamiento sería en julio o agosto, pero para como vemos la situación yo creo que nos vamos a ir hasta el próximo año.
En cuanto a la raqueta, este año definitivamente lo tuve que parar, seguimos con el mismo modelo que ya saqué y estaba platicando justo con la gente de Head y me decían que la situación se ve muy arriesgada para aventarnos con una nueva raqueta sin saber cuándo se reactive todo.

ASÍ LO DIJO
“Ya vendrán tiempos mejores, siempre he sido una persona positiva y que trabaja por lo que quiere y el día de mañana a darle forma a todos esos proyectos (que se han detenido)”.
Paola Longoria, Campeona mundial de raquetbol