Viridiana Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Covid-19 alcanzó la tradicional venta de tamales del 2 de febrero al causar una reducción de entre 60 y hasta 80 por ciento en las ganancias.

El Día de la Candelaria es uno de los festejos más conocidos por los mexicanos, pero también el más importante en ventas para los tamaleros quienes aprovechan para hacer este día sus ahorros para los meses de ventas más bajas que se dan en primavera, explicó Felipe Rodríguez, quien se instala diariamente en la calle Barranca del Muerto y Avenida Revolución, Alcaldía Benito Juárez.

“No (hay venta) como los años pasados, la mayoría se lleva creo que para pasarla en familia, para pasarla en casa nada más, es poquito de pedido”, indicó.

Aseguró que el año pasado preparó entre 800 y 900 tamales para la venta, sin embargo, este año fueron alrededor de 300 debido a que los pedidos fueron pocos, ya que muchas personas no están trabajando, otros han preferido evitar las reuniones familiares por el temor a contagiarse o contagiar a sus seres queridos.

Es el caso de Fabiola Aguilar, quien celebrará este día con sus compañeros de trabajo, pero no con su familia como solían hacerlo para evitar poner en riesgo a sus papás.

Al Niño Dios tampoco lo pudieron llevar a misa, dijo.