Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El aumento de los precios de diversas materias primas utilizadas para fabricar automóviles trajo el alza en el costo de los autos, informó Armando Soto, presidente y director general de Kaso y Asociados.
De febrero de 2020 a septiembre de 2021, el precio de los autos aumentó 12 por ciento en promedio, el de las SUV 15 por ciento y el de camiones 17 por ciento, refirió Soto en su ponencia durante el Foro Automotor AMDA 2021.
«En estos últimos meses hemos visto aumentos muy importantes en los precios de las materias primas y en la logística del sector», afirmó Soto.
Por ejemplo, entre las materias primas que registraron alzas está el aluminio, con un incremento de 68 por ciento de febrero de 2020 a septiembre de 2021, y el mineral de hierro se disparó 30 por ciento durante el mismo periodo, destacó Soto.
Después del cierre de las plantas automotrices por la pandemia, la demanda de las materias primas fue muy grande que encareció sus precios, expuso el director de Kaso y Asociados.
«Estas disrupciones se generaron en las cadenas de suministro y en varios sectores, pues cuando se empezó a dar la apertura se aceleró la demanda por materias primas, por componentes, a una velocidad que excedió las posibilidades de abastecimiento que se tenían en esos momentos», detalló el especialista.
También se tienen aumentos en los precios de los contenedores, de hasta siete veces más de los que existían antes de la pandemia.
De igual manera, agregó Armando Soto, se están enfrentando situaciones donde a veces el costo de personal se incrementa de manera importante.
Comentó que todavía se vivirá un año más de estas presiones en los precios, por ello, se deberá buscar una manera de cómo tratar de diluirlas para que no se vean reflejados en mayores incrementos en los precios de las unidades.
Respecto a la regularización de autos chocolate, el analista comentó que esta situación tendría impactos sociales y económicos negativos.
«Muchos argumentos se han dado de que la importación y legalización de estos vehículos o estas unidades usadas puede generar beneficios económicos y sociales para ciertos grupos, mucho se ha dicho, pero la realidad y la evidencia es que no es el caso.
«Siempre países de más bajo ingreso, y no sólo sucede en México, hay evidencia empírica en otros países de Europa o África, ante países de mayor ingreso como es el caso de Estados Unidos tienen un impacto negativo sobre la sociedad, en seguridad, contaminación, en delincuencia y claramente no se pueden controlar, porque no tenemos un Repuve (Registro Público Vehicular) que realmente esté funcionando y operando adecuadamente», resaltó Soto.

¡Participa con tu opinión!