Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La escasez de chips que se vive en el mundo y que implicó una reducción en la fabricación de vehículos a nivel internacional y en México, ya provocó una disminución en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional, la cual podría agravarse para este cierre del año, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).
Se estima que las afectaciones de la industria automotriz, que se registraron de enero a julio de 2021, implicaron una pérdida en la tasa de crecimiento del PIB de 0.58 puntos porcentuales, respecto a un escenario donde no hubiera el problema, refirió Banxico en su segundo informe trimestral de este año.
Sin embargo, prevé que la pérdida para la tasa de crecimiento del PIB de 2021 se incrementaría a 0.99 puntos porcentuales, entre agosto y diciembre.
Debido a que la falta de semiconductores ha provocado paros temporales en las líneas de producción de las armadoras, analistas del sector estiman que se podría comenzar a estabilizar la producción a mediados de 2022 o hasta 2023.
Asimismo, el banco central destacó que para los primeros siete meses de este año, el impacto estimado en México por la escasez de chips asciende a 383 mil vehículos ligeros, lo que significó el 10 por ciento de los autos ensamblados en 2019.
«Distintas armadoras de vehículos ligeros han anunciado en este año paros técnicos temporales, ante la escasez de insumos esenciales.
«Un porcentaje importante del uso de la capacidad instalada de la rama de producción de vehículos ligeros en México se ha visto afectado, por los paros técnicos anunciados de manera prácticamente generalizada entre las armadoras del País», detalló Banxico.

COM
Hasta agosto, la planta de San Luis Potosí de General Motors fue la que más días de paros técnicos, registró con 91.
En segundo lugar y no muy lejos, se ubicó Volkswagen, en su planta de Puebla, pues sumó un total de 90 días de paros técnicos para el mismo periodo.
De igual forma, el sector automotriz ha tenido que enfrentarse a las problemáticas que existen en la logística internacional, principalmente para la importación de insumos traídos de Asia.
«Adicionalmente, las empresas del sector automotriz han enfrentado problemas de logística, especialmente la escasez de contenedores y la ralentización de la actividad portuaria en Asia, por los rebrotes de contagios que ha limitado la importación y exportación de productos», se expuso.

¡Participa con tu opinión!