Isaac Flores y Viridiana Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Por irregularidades arquitectónicas y falta de actualización, multifamiliares que arrastraban daños ligeros de 1985 fueron duramente golpeados por el sismo de 2017.
Así lo establece la investigación «¿Cómo se comportaron los multifamiliares que tenían daño previo del sismo del 19 de septiembre de 2017?», publicada por la UNAM.
De una muestra de 287 edificios que presentaron afectaciones menores en 1985, al menos 30 resultaron con daño alto y muy alto tras el 19S; 14 fueron identificados como inmuebles que debían ser demolidos.
De estas 30, 21 corresponden a estructuras de seis a 10 pisos, y ocho a construcciones de 11 a 15 niveles.
«Muchos de los edificios en la muestra considerada fueron diseñados con viejos códigos de construcción y, como se ha señalado en el presente estudio, no era obligatorio actualizarlos.
«Esto significa que existe la posibilidad de que las estructuras de viviendas existentes con cierto nivel de daño leve o moderado durante el sismo de 2017 en la Ciudad de México presenten daño acumulado», detalla.
En Liverpool 47, Colonia Juárez, está uno de los inmuebles que resistió en 1985, pero quedó comprometido en 2017.
El vecino Arturo Perea recuerda cómo hace cuatro años se caían pedazos de concreto y cómo creyeron que se desplomaría.